Liberan a una mujer tras más de un año encerrada en un garaje explotada en tareas del hogar
Cyl dots mini

Liberan a una mujer tras más de un año encerrada en un garaje explotada en tareas del hogar

Guardia Civil

La víctima fue engañada por un matrimonio para venir a España y vivía en condiciones "infrahumanas".

Agentes de la Guardia Civil de Alicante han liberado a una mujer de origen argelino que llevaba más de un año retenida contra su voluntad en el garaje de una vivienda de Agost, donde realizaba tareas domésticas sin recibir ningún sueldo. La víctima fue engañada para traerla a España, vivía en condiciones "infrahumanas" y estaba desnutrida.

 

En esta operación, bautizada como 'Zenata', los efectivos de la Guardia Civil han detenido a un matrimonio también de origen argelino como presuntos autores de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, según ha informado la Benemérita en un comunicado. Al parecer, la mujer había sido engañada para venir a España con la promesa de proporcionarle un puesto de trabajo que le ayudara a obtener un permiso de residencia.

 

La investigación se inició a raíz del testimonio de un ciudadano, que acudió a la Guardia Civil para explicar que una mujer estaba encerrada en contra de su voluntad desde hacía más de un año en una casa de la localidad de Agost. Según el relato de esta persona, la mujer podría encontrarse en grave peligro para su salud y su seguridad.

 

Al parecer, fue la víctima quien, en un momento dado, consiguió comunicarse a través de Internet con un familiar, al que le explicó lo que estaba pasando, y este inició los pasos necesarios para pedir auxilio.

 

Ante la gravedad de los hechos, los agentes de la Guardia Civil que prestan servicio de Seguridad Ciudadana en la localidad de Novelda pusieron en conocimiento del Equipo de Mujer-Menor (EMUME) de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Alicante lo ocurrido.

 

Fruto de las investigación, la Guardia Civil averiguó que el matrimonio presuntamente había traído a la víctima bajo engaño, aprovechándose de su situación de necesidad y precariedad, con la promesa de proporcionarle un contrato de trabajo en las tareas del hogar, que le permitiría solicitar su permiso de residencia en España. Pero una vez en el país, le retiraron el pasaporte y la alojaron en el garaje de la vivienda en la que residían.

 

ESTANCIA SIN VENTILACIÓN Y CON CABLES

 

Así, el matrimonio, en unas condiciones de habitabilidad "infrahumanas", pusieron una cama e improvisaron un aseo. La estancia no contaba con ningún tipo de ventilación y el cableado de suministro eléctrico de la vivienda, al descubierto, cruzaba la estancia colgando del techo.

 

En estas circunstancias, al parecer los ahora detenidos hacían trabajar a la mujer sin descanso durante los siete días de la semana, ocupada en las diferentes tareas del hogar de la vivienda. El sueldo prometido nunca se llegó a materializar.

 

Según ha detallado la Guardia Civil, en contadas ocasiones la víctima salía al exterior, pero siempre acompañada para garantizarse que no optara por escapar.

 

DESNUTRICIÓN Y DESMAYOS

 

A la llegada de los agentes, la víctima presentaba un evidente estado de desnutrición. En sus declaraciones, afirmó que había estado encerrada durante más de un año y que, a pesar de haber sufrido varios desmayos debido a la falta de alimento, le habían negado en todo momento ser atendida por un médico.

 

Además, aseguró que la escasez de comida era tal que desde que fue privada de su libertad, y tras su liberación, había bajado de peso más de 20 kilogramos.

 

MATRIMONIO QUE RESIDE POR TEMPORADAS EN ESPAÑA

 

Los presuntos autores son un matrimonio de empresarios de origen argelino que reside por temporadas en España, él de 50 años y ella de 44. Durante el último año habían permanecido de forma continuada en España con motivo del estado de alarma decretado, para frenar el avance de la pandemia.

 

Se les imputan un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, un delito de detención ilegal y un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Novelda y han quedado en libertad vigilada, con cargos.

 

La mujer liberada ha sido puesta en contacto con una Organización No Gubernamental sin ánimo de lucro, de ayuda a las víctimas de la trata de personas. En la actualidad se encuentra residiendo en una casa de acogida en la que se recupera de lo ocurrido.