Las Vidas Cruzadas de Roberto González llegan al Ávila 1.131

La exposición puede visitarse hasta el 28 de julio.

El Observatorio Ávila 1.131 acoge hasta el p´roximo 28 de julio la exposición Vidas Cruzadas de Roberto González (Bilbao, 1977), un artista que plantea su investigación como una exploración sobre los límites convencionales del dibujo, adentrándose en el estudio de nuevas técnicas y en la búsqueda de soportes alternativos sobre los que "dibujar".

 

Tanto en sus estudios como en sus composiciones, el elemento principal de su obra es la línea, que realiza por lo general con hilos rojos que surcan el aire -invadiendo de este modo un espacio que correspondía tradicionalmente a la escultura- y que se mantienen en constante tensión mediante imanes de neodimio.

 

El segundo componente de la obra de Roberto González -y de idéntica importancia- lo constituyen las sombras que, al proyectarse, desarrollan un entramado de líneas negras sobre las paredes del espacio expositivo.

 

Todas las líneas -reales y proyectadas, rojas y negras, surcando espacio y pared- dialogan entre sí intentando plantear al espectador los dilemas del propio artista, esto es: ¿qué es un dibujo? Y sobre todo: ¿cuándo deja de serlo?

 

Este mes de julio, Estudios y Composiciones -estas últimas ya en una versión definitiva- convivirán en Ávila, formando parte de la exposición Vidas Cruzadas, en la sala de exposiciónes del Observatorio Activo Ávila 1.131 de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.