Las traían engañadas desde Rumanía y las explotaban laboralmente en la recogida de ajos

Explotación laboral en la comarca de Cuéllar. (Foto: Guardia Civil)

Tras una operación conjunta de la Guardia Civil de Ávila y Segovia,la Benemérita ha detenido a dos personas por presuntamente explotar laboralmente a dos personas de nacionalidad rumana en Cuéllar

La Benemérita, siguiendo las directrices que marca el Plan de actuación contra la Trata de Seres Humanos, detuvo el pasado día 9 de octubre a dos personas como presuntas autoras de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral.

 

La Guardia Civil de Ávila tuvo conocimiento en una investigación paralela que dos personas podrían estar siendo sometidas a una explotación laboral en la comarca de Cuéllar, al tener una jornada de lunes a domingo desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde sin ningún día de descanso, desempeñando 12 horas continuas de trabajos agrícolas consistentes en la recogida de ajos como temporeros.

 

Al mismo tiempo, la Guardia Civil de Segovia localizó un asentamiento de temporeros en la comarca antes citada, pudiendo obtener información sobre los hechos. Por tales motivos, y al ser las mismas personas a las cuales estaban investigando el personal de ambas Comandancias, se iniciaron las operaciones NEROLF y CURTIDOR, respectivamente, realizando investigaciones conjuntas, averiguando que estas dos personas habían sido captadas en Rumanía bajo la promesa de un trabajo en labores agrícolas en España, por el que diariamente recibirían unos 60 euros de jornal, dependiendo de la cantidad de producto que pudieran recolectar y que les sufragarían el viaje hasta España.

 

Estas personas se trasladaron desde Rumanía en autobús hasta Madrid donde fueron recogidos por los contratadores y llevados hasta la comarca de Cuéllar siendo alojados en una vivienda en la cual permanecieron encerrados bajo llave durante las noches y solo se les permitía salir para trabajar en las jornadas descritas.

 

Una vez en España los empleadores no les realizaron ningún tipo de contrato laboral, incluso les reclamaron el coste del viaje, unos 350 euros, aumentando así la deuda contraída en concepto de gastos de manutención, no llegando a recibir ningún salario por los días trabajados. Estas personas fueron explotadas bajo esas condiciones laborales durante más de un mes.

 

Por los hechos descritos los captadores fueron detenidos y puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente. Una actuación policial que ha sido desarrollada conjuntamente por las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de la Guardia Civil de Segovia y Ávila.