Las residencias de Castilla y León, 'limpias' de Covid gracias a la vacuna: semanas sin fallecidos
Cyl dots mini

Las residencias de Castilla y León, 'limpias' de Covid gracias a la vacuna: semanas sin fallecidos

'Pinchazo' en una residencia de mayores. ICAL

La Junta abrió hace un mes las visitas ante la eficacia de la vacuna. Sólo hay cuatro brotes con seis personas afectadas, pero muy leves.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha asegurado este miércoles que los centros residenciales de personas mayores y con discapacidad de la Comunidad están "limpios" de COVID, por lo que han empezado a recuperar la normalidad. No en vano, recordó que, en la actualidad, Sanidad solo tiene declarados cuatro brotes en las residencias, con seis personas contagiadas, ya sean residentes o trabajadores, con síntomas muy leves o asintomáticos, gracias a que cuentan con la vacuna. Los mayores en residencias y sus cuidadores fueron los primeros en recibir la vacuna del Covid.

 

Durante la presentación del Programa de Actuaciones Estratégicas con la Población Gitana en Castilla y León, la consejera subrayó que las residencias llevan varias semanas sin registrar fallecidos por el COVID. En todo caso, los únicos muertos son las personas mayores que llevaban mucho tiempo ingresados en un hospital por el virus.

 

Blanco señala que hace casi un mes que las residencias han recuperado parte de la normalidad anterior a la pandemia del coronavirus, con la ampliación de los horarios de las visitas que ya no se limitan a una sola persona, sin límite de tiempo, aunque es necesaria la cita previa. En cuanto a las salidas, han estado permitidas pero ahora han aumentado los turnos y el número de personas. "La situación es muy buena pero no es óbice para mantener las medidas de seguridad y precaución como la distancia social, mascarillas e higiene por que los residentes y el personal están vacunados pero no así las familias que les visitan", aseveró.

 

En cuanto al personal empleado de las residencias que había rechazado la vacuna, la consejera de Familia cifró que entre el 7,5 y el 8 por ciento de estos trabajadores decidió no recibir la dosis. Precisó que, en su momento, la Junta había cifrado en unos 30.000 empleados en este tipo de centros, aunque ese número varía porque hay bajas y altas de contratos, además de sustituciones de cara a las vacaciones.