Las plataformas contra las minas de Ávila participan en un acto de Ecologistas en Acción

Las tres plataformas en contra de las minas en Ávila han sido invitadas por Ecologistas en Acción, en el evento que esta organización ha llevado a cabo, en Madrid, bajo el lema 'Las minas nos matan. Protejamos el suelo de la especulación minera'.

En el acto se desgranaron algunos de los puntos clave sobre la estrategia minera que amenaza a España y  se aportaron datos llamativos como las 2.000 solicitudes de concesiones existentes en el territorio español.

 

En Ávila, la representante de la Sierra de Ávila, Sara de la Paz, destacó que la Junta de Castilla y León "prácticamente pone la alfombra roja a las empresas mineras, perjudicando a sectores estratégicos como la ganadería, la agricultura o el turismo rural2.

 

Asimismo, Olga Herrero, portavoz del Valle del Corneja, dio a conocer que la provincia abulense está aquejada, de momento, por 4 expedientes mineros, de los 33 previstos. Tres plataformas para tres realidades diferentes, ya que cada una está en diferente fase y en las que se pretende extraer feldespato para explotarlo en empresas de Levante. La Sierra de Yemas afronta, con el permiso de investigación, la fase inicial del proyecto Riofrío 1.146, ante la que han presentado 11.000 alegaciones en contra. El Valle de Corneja, con dos expedientes en vigor: Sonsoles 1.138 y Villatoro 1.143, ha recurrido con 4.500 recursos de alzada contra el permiso de extracción. Y la Sierra de Ávila, con Leito 1.122, afronta la fase de explotación, pendientes de la declaración de impacto medioambiental desde hace un año, y contra el que se han interpuesto 4.000 alegaciones.

 

Ubicadas en zonas de alto valor ecológico y etnográfico estas tres zonas pretenden ser explotadas por empresas como Antonio y Javi S.L., (ajena al sector minero) y Transportes, Excavaciones y Hormigones Sonsoles S.L., especializada en la construcción. Compañías a las que las Plataformas califican de “cazapermisos” o “empresas fantasma”.

 

Por su parte, el portavoz de la Sierra de Yemas denuncia el “oscurantismo” consciente de las empresas mineras y de las secciones de Minas de la Junta de Castilla y León, en Ávila. Asegura que los proyectos abulenses se están tramitando y saliendo a información pública "con cuentagotas", porque si salieran a la luz los 33 en bloque, la Administración estaría obligada a llevar a cabo un plan respecto al cambio de desarrollo económico de la provincia, con su consecuente estudio de impacto ambiental ordinario. Así lo establece la Ley 21/2013, y obligación del periodo de información pública, donde todos y cada uno de los abulenses podrían alegar qué futuro vital, económico y de subsistencia quieren para ellos y para sus descendientes. Además, considera que parece evidente, que a pesar de las exigencias legales, “este un melón” que ni las empresas especuladoras mineras, ni la propia Junta de Castilla y León quieren abrir, hurtándonos a todos los abulenses del ejercicio de nuestros derechos".

 

Las plataformas nacidas en cada comarca desean unir fuerzas y alzar sus respectivas voces unánimemente contra estos proyectos depredadores que, poco o ningún beneficio van a aportar a sus comarcas, excepto la destrucción de sus actividades sostenibles, su sostenibilidad y su futuro en sus pueblos.