Las plataformas abulenses contra las minas apoyan a los salmantinos contra la mina de uranio
Cyl dots mini

Las plataformas abulenses contra las minas apoyan a los salmantinos contra la mina de uranio

Una representación de las plataformas No a la mina en la Sierra de Ávila, no a la mina en la Sierra de Yemas y no a la mina en el Valle del Corneja, partieron ayer desde Ávila, en una comitiva formada por varios coches y un autobús, rumbo a Salamanca, con el fin de mostrar su apoyo a las plataformas y movimientos contra la mina de uranio de Retortillo, en la manifestación organizada por el ayuntamiento de Villavieja de Yeltes.

 

“Las plataformas abulenses, concienciadas del grave problema que afecta a la comunidad de Castilla y León, consideramos que debíamos unir nuestras fuerzas a la de nuestros vecinos salmantinos contra el proyecto de Uranio que Berkeley Minera quiere llevar a cabo en el Campo Charro, conscientes del grave problema que este y otros proyectos mineros, tan agresivos, suponen para nuestra comunidad”, han manifestado algunos de sus representantes.

 

Las plataformas abulenses pasaron a formar parte del gran número de manifestantes congregados en la Plaza de Anaya de esta capital, junto al resto de plataformas y movimientos salmantinos. Partiendo hacia la Plaza Mayor se unieron en una misma voz ante consignas que mostraban el rechazo conjunto hacia las minas. Y así, al igual que ocurrió en la manifestación que tuvo lugar en Ávila el 13 de mayo, los manifestantes alzaron sus pancartas y su voz con mensajes tan rotundos como “No a la mina, sí a la vida”, “la mina nos quita el trabajo, la mina nos quita la vida”, e incluso un duro “menos minas y más encinas”, como reivindicación hacia las miles de encinas taladas en la zona de Retortillo. Las encinas también fueron protagonistas en otro momento, al situarse en el centro una imagen con las mismas, elaborada en cartón por un vecino, a modo de recuerdo tanto de las que ya no están como de las que siguen en nuestras tierras y queremos que continúen.

 

Una vez alcanzada la Plaza Mayor, punto final de la manifestación, los manifestantes se organizaron, formando un círculo en el centro de la misma, con las numerosas pancartas al frente, momento en el cual varios de los organizadores hicieron partícipes a los presentes de sus mensajes reivindicativos. Y los manifestantes, unidos una vez más en una voz común, corearon el emblemático “el pueblo unido jamás será vencido”, como muestra de que están dispuestos a luchar hasta conseguir parar estos proyectos mineros que cambiarían el entorno de Salamanca y su modo de vida, tal y como lo conocen.

 

Al final de la manifestación las plataformas abulenses recordaron a las plataformas salmantinas que estaban allí para mostrarles su apoyo, al tiempo que les invitaron a apoyarles en su causa.