Las líneas que definirán el futuro de la PAC: resiliencia del mercado, sostenibilidad y relevo generacional

La primera fase de la redefinición de la PAC comenzará a principios de 2017 con la puesta en marcha de una consulta pública.

El comisario europeo de Agricultura de la Unión Europea, Phill Hogan, ha puesto sobre la mesa las líneas maestras que habrán de marcar a corto y medio plazo el futuro de la Política Agraria Común.

 

En el contexto actual, la Comisión Europea ha expresado su deseo de avanzar en la modernización y simplificación de la PAC para maximizar su contribución a las prioridades políticas europeas y a los objetivos de desarrollo sostenible.

 

La primera fase de la redefinición de la PAC comenzará a principios de 2017 con la puesta en marcha de una consulta pública. Respecto a los ejes que se consideran prioritarios, Hogan se ha referido a la consecución de una mayor resiliencia del mercado y al de una producción agrícola más sostenible, así como al avance en la renovación generacional en el sector agrícola y ganadero. En este sentido, ha alabado la capacidad de adaptación y superación de los agricultores para superar los desafíos de la actividad. No obstante, a pesar de ello, está a favor de que las instituciones europeas sigan interviniendo para apoyar a los agricultores, buscando su protección de manera efectiva, de ahí que el apoyo básico a los ingresos y una red de seguridad eficaz continuarán siendo un elemento esencial de cualquier nueva PAC a través de un sistema de pagos directos.

 

Asimismo, el deseo del comisario es fortalecer la posición de los agricultores en la cadena alimentaria, precisamente para fortalecer su resiliencia y darles la posibilidad de cosechar los beneficios justos de su trabajo. Una cadena alimentaria más fuerte y justa beneficiará a todos los ciudadanos de la UE, según Hogan.

 

Un segundo principio esencial será el avance hacia un sistema más sostenible de producción agrícola. En este sentido, satisfacer las necesidades de esa creciente población mundial significa, a juicio de Hogan, producir más con menos. Para ello, se necesitan inversiones significativas en innovación y nuevas tecnologías. La nueva tecnología puede reducir los insumos y evitar la fuga de nutrientes de los campos. Las inversiones en maquinaria nueva mejorarán la calidad del aire y reducirán las emisiones de GEI.

 

Otro punto principal, que se tendrá en cuenta en la nueva PAC, será el relevo generacional, con medidas capaces de atraer a una nueva generación de jóvenes al campo. La renovación generacional es una cuestión que va mucho más allá de la reducción de la edad media de los agricultores en la UE. Se trata de dar una oportunidad a una nueva generación de jóvenes agricultores altamente cualificados. No hay escasez de jóvenes que quieran entrar en la agricultura, pero muchos de ellos se enfrentan a diversos obstáculos. A nivel europeo, se pueden solucionar: mejorando el acceso al crédito, proporcionando un entorno de trabajo estable y reduciendo la burocracia.

 

La Comunicación de la Comisión del próximo año tendrá en su centro la modernización y la simplificación de la PAC, haciendo especial hincapié en la simplificación para el beneficiario. Si bien la simplificación puede beneficiar a todos - Comisión, organismos pagadores y beneficiarios – su intención es dar prioridad a los beneficiarios y espera que los Estados miembros apoyen ese enfoque en beneficio de los agricultores.