Las Cortes abogan por salvar las carreras universitarias de Béjar, Ponferrada o Zamora por su impacto social

Campus Ponferrada León

El Consejo de Cuentas, que recomienda suprimir 20 titulaciones de grado y 79 másteres por tener pocos alumnos, aboga ahora por tener en cuenta el coste económico, la demanda y el valor social de tener universidad en localidades como Béjar o Ponferrada.

El debate sobre la supresión de 20 carreras universitarias ha llegado a las Cortes. El presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo, ha analizado hoy en las Cortes de Castilla y León con todos los grupos parlamentarios el informe del consejo en el que se recomienda iniciar la supresión de 20 titulaciones de grado y 79 másteres de las universidades públicas de la Comunidad. El consejo dio a conocer este informe a finales del pasado octubre de 2016, generando un importante revuelo porque animaba a la Junta a poner en marcha los procesos para eliminar titulaciones que tenían pocos alumnos, aunque este viernes ha rebajado su contundencia tras escuchar a los partidos políticos.

 

La recomendación  hecha por el Consejo de Cuentas para reordenar el mapa de titulaciones por el número de primeras matrículas consiste en eliminar un ramillete de titulaciones que no llegan a los 35 alumnos de media en los últimos tres cursos; son 57 en total, y de entre ellas el consejo recomienda liquidar 20 y otros 79 másteres de los 190 ofertados que tienen menos de 15 alumnos de media. También se advierte a las universidades del exceso de oferta de dobles grados, la fórmula utilizada para ofertar nuevas titulaciones sin saltarse las reglas para evitar la duplicidad de carreras.

 

Se trata, entre otros, de los grados de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Eléctrica, Industrial y Automática que actualmente imparte la Usal es su campus en Béjar, los grados de Historia, Lengua Española y Literatura en León; Relaciones Laborales y Recursos Humanos de Segovia; Turismo en Ávila y Segovia; Administración y Dirección de Empresas en Soria y Segovia y Educación Infantil en Ávila, Zamora y Segovia. Todas las universidades tienen alguna carrera con problemas, especialmente en sus campus periféricos.

 

 

BAJO NÚMERO DE ALUMNOS

 

Sin embargo, el Consejo de Cuentas ha matizado sus peticiones y ha abogado por solicitar a la Junta una revisión de los criterios para eliminar titulaciones duplicadas y con bajo nivel de matrículas. Así, ahora considera que el número de alumnos no puede ser el único criterio para suprimir carreras y que deben tenerse en cuenta como el coste de estas enseñanzas, la demanda de estudiantes, el análisis del entorno socioeconómico o el mercado de trabajo.

 

El presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo, ha rechazado el artículo 6 del Decreto 64/2013 de la Junta de Castilla y León sobre supresión de titulaciones universitarias, que vincula la decisión a criterios de alumnado, por considerar, entre otras críticas, que supone una "flagrante contradicción" respecto a los requisitos que se exigen para las nuevas titulaciones. "Estamos persuadidos absolutamente", ha manifestado Encabo quien ha expresado el rechazo "claro y contundente" del Consejo de Cuentas de Castilla y León al citado artículo del Decreto de la Junta desde el convencimiento de que la existencia de pocos alumnos en una titulación no causa suficiente para su supresión.

 

 

CARRERAS VALIOSAS PARA PONFERRADA O BÉJAR

 

Tanto Ciudadanos, como Podemos, PSOE y PP han coincidido al vincular el futuro de las titulaciones con menos alumnos al impacto social que supone para la Comunidad Autónoma y han puesto como ejemplo el "incalculable valor social" que tiene la universidad para zonas como Ponferrada (León) o Béjar (Salamanca) como elemento de lucha contra la despoblación.

 

"Hay que pensar en la rentabilidad social de la universidad", han compartido los portavoces de los grupos con un reconocimiento expreso de la 'popular' Isabel Blanco de que se trata de un problema que se ha tratado de solucionar con distintas medidas que no siempre han dado los resultados buscados, a lo que ha añadido el acuerdo alcanzado el pasado verano entre la Junta y las instituciones universitarias como "primer paso" para un acuerdo sobre titulaciones en Castilla y León.