Las condiciones para una salida del confinamiento en Castilla y León necesaria pero no a cualquier precio

Verónica Casado, consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La Junta pide más test para detectar casos, seguir controlando la movilidad desde focos de la enfermedad y el uso de un carné que de algo más de margen al confinamiento de los inmunizados.

La Junta de Castilla y León ha empezado, como el Gobierno central, a pensar en una desescalada de medias que debe acabar con el final del confinamiento. Así lo ha reconocido la consejera de Sanidad, Verónica Casado, la 'voz' del gobierno regional en esta crisis, que ha puesto sus 'condiciones' para iniciar un proceso de descompresión para el que son imprescindibles más test de Covid-19, la limitación de la movilidad que tanto daño ha hecho a la Comunidad con casos importados y el desarrollo de un carné de inmunidad para los ciudadanos 'curados'.

 

"Tenemos que pensar en algo así, porque más tarde o más pronto esto va a suceder. Hemos podido contenter situaciones difíciles en muchos hospitales porque hemos pensado en planes de contingencia, el hecho de tenerlo pensado nos permitió no llegar nunca al colapso de hospitales. Y ahora se trata de hacer el camino inverso, tenemos que pensar cómo hacerlo con el menor riesgo", ha dicho Casado este martes a pregunta de TRIBUNA sobre si Castilla y León debe empezar a pensar ya en el plan de desescalado en el que trabaja el Gobierno.

 

Así que, sí, la Junta contempla empezar a diseñar las medidas para la salida de esta situación, a falta de saber cuándo será, para estar preparados igual que se estuvo para el aumento de casos. Además, participará en el diseño que haga el Gobierno estatal, foro en el que la comunidad estará representada por el vicepresidente, Francisco Igea.

 

Para llegar a ese punto en el que se pueda pensar en un desconfinamiento, Casado ha puesto varias 'condiciones' y  ha planteado un salvoconducto. La primera y más importante, poder hacer más test. Se trata de descartar contagios en una parte importante de la población y poder decidir con la certeza de los datos, y no 'a tientas'. Para ello hace falta que lleguen más unidades y que se puedan practicar. El Gobierno central ha anunciado un estudio con más de 60.000 pruebas para tener una idea de los españoles que están contagiados, al margen de las cifras de positivos y muertos recogidas en hospitales y, en menor medida, en centros sociosanitarios como residencias de mayores.

 

Además, la Junta cree imprescindible mantener la restricción de movilidad para evitar contagios. Castilla y León fue la primera comunidad en pedir que se frenaran los desplazamientos ante el temor de recibir casos, lo que es plausible que finalmente haya ocurrido con casos importados de Madrid o de La Rioja y Álava, zonas muy afectadas y próximas, bien conectadas o fronterizas son Segovia o Salamanca, provincias muy afectadas.

 

Además, ha añadido la creaciónde un carné de inmunidad que permitirá movilidad y recuperar actividad a quienes lo tengan. Se trata de un documento expedido por la Junta, al estilo del que tiene Alemania, para aquellos que han pasado las pruebas que demuestran que no tienen la enfermedad y que se podrá presentar donde se requiera. El salvoconducto les permitiría recuperar parte de su movilidad, siempre dentro de los límites que se marquen para las primeras fases del final del confinamiento. Se está desarrollando un sistema para emitirlo.