La violencia salpica de nuevo el deporte base abulense

Miembros y aficionados de los equipos infantiles del Real Ávila y la Casa Social Católica protagonizaron este sábado un desagradable incidente a la finalización del partido que los enfrentaba.

El deporte base de la ciudad de Ávila se vio sacudido este sábado por un nuevo episodio de violencia.

 

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 21.30 horas, al finalizar el encuentro que enfrentaba, en el Campo nº 2 del complejo Manuel Sánchez Granado, a los equipos de categoría infantil -14 años- de la Casa Social Católica y el Real Ávila. El partido terminó 1-0 para la Casa, pero el resultado es lo de menos.

 

Al parecer a la finalización del choque y tras la grada del campo número 2, donde se había disputado el choque, surgieron fricciones entre un jugador de la Casa Social y otro del Real Ávila, que comenzaron a discutir.

 

Según han relatado a este periódico testigos presenciales, el entrenador del Real Ávila intervino para mediar entre ambos jugadores y tras él salieron familiares del jugador de la Casa Social, derivando la situación en una pelea que se saldó con lesiones de diversa consideración, al menos para el técnico encarnado.

 

Como es habitual en estos casos la versión varía dependiendo de la fuente consultada, por lo que no queda claro si fue una pelea o una agresión, y más teniendo en cuenta que el árbitro no reflejó el suceso en el acta, ya que los hechos sucedieron fuera del campo acabado el partido. En cualquier caso ambas son igualmente condenables y ponen de relieve, de nuevo, el problema de la violencia en el deporte base.

 

ACTUALIZACIÓN: Fuentes de la Casa Social Católica se han puesto en contacto con este periódico para desligar este suceso del partido disputado previamente, así como de los clubes intervinientes, y han explicado que la trifulca fue debida a un problema personal de los protagonistas del suceso, quienes tristemente usaron unas instalaciones deportivas para resolverlo.

Noticias relacionadas