La vicerrectora de Docencia de la USAL: "Sería absurdo intentar transformarnos en una universidad online de la noche a la mañana"

María José Rodríguez Conde asegura que el inicio del curso ha sido tranquilo y ha alabado la respuesta ejemplar de los estudiantes a pesar de los casos de expulsión cautelar, que son "minoría".

María José Rodríguez Conde, vicerrectora de Docencia de la USAL (Foto: USAL)

Es un curso atípico y su inicio está marcado por la incertidumbre de si podrá completarse de forma presencial o será necesario volver a las clases virtuales tal y como sucedió el pasado curso. Y es que el coronavirus y la pandemia que ha provocado está poniendo las cosas muy difíciles en todos los ámbitos de la vida y el educativo en todos los niveles es uno de ellos.

 

Desde la Universidad de Salamanca se ha apostado por la presencialidad segura, sin embargo, el aumento de casos está haciendo peligrar las clases presenciales. María José Rodríguez Conde, vicerrectora de Docencia en la USAL, analiza la situación.

 

- ¿Cómo ha sido el inicio del curso?

Afortunadamente, ha sido un inicio tranquilo. Aunque escalonadamente, todos los centros y titulaciones han comenzado sus actividades, de momento sin incidencias reseñables, a excepción de los casos de contagio por Covid entre algunos estudiantes que están apareciendo y que conocéis en prensa.

 

- ¿Cómo se afronta un curso con tanta incertidumbre?

La incertidumbre no va a desaparecer, así que lo más adecuado es tratar de organizarse sabiendo que las cosas pueden cambiar en cualquier momento; esto es, con flexibilidad y permanente vigilancia. Para ello estamos permanentemente atentos a las indicaciones de las administraciones sanitarias competentes, así como al conocimiento sobre epidemiología y salud pública que dispone nuestra comunidad docente e investigadora. 

 

- Se ha apostado por la presencialidad segura, ¿fue muy difícil tomar esta decisión ante la incertidumbre del curso?

La Universidad de Salamanca es una institución presencial, creemos en nuestro modelo y, aunque tratamos de incorporar cada año las ventajas de las tecnologías actuales, sería absurdo intentar transformarnos en una universidad online de la noche a la mañana. Como cualquier otra institución, debemos aprender a convivir con el virus de manera segura, cambiando aquello que sea necesario, pero trabajando en lo que sabemos hacer bien, en este caso la docencia presencial, con los apoyos técnicos que sea necesario. 

 

- También se han establecido protocolos para todas las áreas en este inicio de curso, ¿ha sido muy complicado establecer estas normas para garantizar la seguridad?

Tenemos 22 centros docentes, más cuatro centros adscritos, en los que ofrecemos casi doscientos títulos oficiales. Desde la Universidad tratamos de ajustar en medidas concretas las indicaciones generales que recibimos de las administraciones competentes, pero después cada centro y cada título, con sus equipos académicos y administrativos, lo pone en práctica. Se trata pues de un equilibro entre medidas generales, que son fundamentales, y adaptación a realidades concretas.  

 

"Debemos aprender a convivir con el virus de manera segura, cambiando aquello que sea necesario, pero trabajando en lo que sabemos hacer bien"

 

- ¿Cómo ha sido la respuesta de los estudiantes en estos primeros días de curso?

Los estudiantes de la USAL están teniendo, en general, una respuesta ejemplar. Aunque en ocasiones se dan comportamientos poco adecuados. Quiero resaltar que la mayoría de nuestros estudiantes está respondiendo a la altura de la responsabilidad que les hemos pedido y que es propia de estudiantes universitarios llamados a jugar un papel fundamental en el control de la pandemia. 

 

- ¿Y de los profesores?

El despliegue de medidas tecnológicas de refuerzo para facilitar la docencia online allí donde es necesaria requiere un esfuerzo de formación importante, para el que hemos tenido una respuesta mayoritaria. Miles de docentes han acudido a las distintas iniciativas de formación que hemos puesto a su disposición para que pudieran adquirir las competencias necesarias para desarrollar la actividad docente en este modelo de presencialidad segura. Pero más allá de esto, la actitud del profesorado está siendo en general positiva y muy colaboradora. Estamos muy impresionados por la respuesta general del PDI.

 

"Los estudiantes de la USAL están teniendo, en general, una respuesta ejemplar. Aunque en ocasiones se dan comportamientos poco adecuados"

 

- Ya se han tenido que abrir los primeros expedientes y expulsiones cautelares a estudiantes que no han cumplido las normas.

Es público que así ha sido recientemente. El resultado de este proceso se sabrá a su debido tiempo. Me gustaría en todo caso subrayar que se trata de casos muy aislados. 

 

- En el último curso se ha avanzado mucho en docencia virtual, ¿ha llegado para quedarse?

La Universidad de Salamanca es una institución presencial, creemos en nuestro modelo y, aunque tratamos de incorporar cada año las ventajas de las tecnologías actuales, sería absurdo intentar transformarnos en una universidad online de la noche a la mañana. No se trata en todo caso de una cuestión de blanco-negro, las universidades presenciales deben incorporar las tecnologías que soportan un escenario de docencia no presencial, incorporando toda la potencialidad de este escenario; así como aprovechar todo lo que nos aporta la docencia presencial en aprendizaje vicario, dentro de que las titulaciones oficiales, en su gran mayoría, están acreditadas en modalidad presencial.

 

- ¿La situación ha afectado a la ocupación en residencias y colegios mayores? ¿La ocupación es similar a la de otros años?

En líneas generales, toda nuestra oferta se ha cubierto en cifras similares a las de otros años. 

 

- ¿Preocupa a la universidad que los estudiantes puedan no cumplir con las normas en pisos o en fiestas nocturnas?

Antes de la pandemia, los estudiantes de la universidad de Salamanca se han distinguido por ser respetuosos con las normas en cualquier situación. Creo que serán igualmente respetuosos con las normas actuales, en su gran mayoría.

Comentarios

Opinión 14/10/2020 22:44 #8
Las aulas son seguras, el problema no está ahí
Uff 14/10/2020 16:15 #7
Desde marzo no ha aprendido a manejar el ordenador. Se acerca el invierno, el frío. Como van a calentar las aulas, con bombas de calor con el efecto ventilador. Ya tiene demasiados positivos, que además son famosos porque aparecen en las noticias nacionales. Comiencen las clases online, adáptese a estos malos tiempos, evite males mayores y deje la presencialidad para aquello que solo pueda ser así. Hay universitarios que quieren y van a ir de fiesta. Se contagiarán, pero al menos no contagiarán a los más cautos y que quieran estudiar ni a sus profesores, que algunos de ellos tienen ya una edad.
razón tenéis 14/10/2020 13:49 #6
Exactamente eso tuvimos que hacer en marzo y, por supuesto, que cada uno se apañe como pueda, con lo que tenga, que no le damos nada añadido. Eso sí, cada estudiante es un caso particular y hay que tenerlo en cuenta. Los profesores no, esos somos una "generalidad".
Ahh 14/10/2020 11:53 #5
¿Y no fue eso lo que ocurrió en marzo? Además, no sería de la noche a la mañana, han tenido ustedes medio año para planificar. ¿Qué han estado haciendo?
Az 14/10/2020 09:27 #4
Pues bien que lo intentaron el año pasado ¿no?
Funcivagos 14/10/2020 09:24 #3
De la noche a la mañana no, señora. Desde marzo han pasado unos cuantos meses. Lo difícil es reciclarse y adaptarse a circunstancias extraordinarias cuando se vive del momio y de la mecanización del trabajo de la enseñanza desde hace décadas, sobre todo si el plato de lentejas no peligra.
Ay Mariajo 14/10/2020 08:18 #2
Pues tendremos que adaptarnos a las nuevas circunstancias como sea. Lo que no podemos pretender es "hacer como si no pasara nada". En tu descargo debo decir que eres, probablemente, la única vicerrectora que trabaja en esa panda de pillos y haraganes.
No es así 14/10/2020 06:44 #1
Mujer, de la noche a la mañana, no: del 14 de marzo a hoy han pasado 8 largos meses. Entiendo que en 800 años, 8 meses no es nada, pero en 4 años de mandato, 8 meses ya es un tiempo considerable para haber hecho algo más. “Presencialidad segura” es un oximorón, con este malbicho que es el COVID19.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: