La USAL repasa en una exposición la aportación del Campus Unamuno a la imagen arquitectónica de la ciudad
Cyl dots mini

La USAL repasa en una exposición la aportación del Campus Unamuno a la imagen arquitectónica de la ciudad

La muestra virtual 'Nuevos espacios para nuevos retos: El Campus Unamuno' estará disponible desde el 5 de noviembre de 2020 hasta el 31 de julio de 2021 en la dirección: exposiciones.usal.es.

La Universidad de Salamanca ha inaugurado la exposición virtual 'Nuevos espacios para nuevos retos: El Campus Unamuno', que ahonda en la aportación de este espacio académico a la imagen de la ciudad.

 

Enmarcada dentro del proyecto 'La Universidad en Castilla y León: Patrimonio y sostenibilidad', subvencionado al GIR Arte y Patrimonio Universitario por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León (SA029G19), estará disponible desde este jueves hasta el 31 de julio de 2021 en la dirección web exposiciones.usal.es.

 

La muestra, comisariada por las profesoras de Historia del Arte de la USAL Nieves Rupérez Almajano y Ana Castro Santamaría, en colaboración con el Servicio de Actividades Culturales, pretende "incrementar la visibilidad de este singular conjunto, que en sí mismo es también reflejo de la vitalidad que sigue teniendo la Universidad de Salamanca, ocho veces centenaria", ha apuntado la organización.

 

Durante el último tercio del siglo XX, la creación de nuevas titulaciones y el incremento del alumnado que esto supuso exigieron a la USAL disponer de nuevas infraestructuras para desarrollar sus funciones y le llevaron a expandirse más allá de lo que había sido su centro neurálgico. Con este fin, la institución académica adquirió amplios terrenos al oeste del paseo de San Vicente en los que se creó el Campus Miguel de Unamuno, que se ha convertido en la actualidad en el ámbito de mayor actividad universitaria.

 

En este Campus se concentran usos docentes (facultades asociadas a las áreas biosanitarias, jurídicas, sociales y económicas), investigadores (varios institutos destacados) y servicios diversos a la comunidad universitaria (bibliotecas, residencias, comedores, casa del estudiante, equipamientos deportivos), en una variedad de construcciones ordenadas con una trama propia.

 

La distancia con respecto al recinto histórico permitió desarrollar proyectos arquitectónicos con un abanico de posibilidades "mucho más rico y abierto a la innovación". Por ello, aunque en algunos edificios se empleó la arenisca de Villamayor, se experimentó también con otro tipo de cerramientos como ladrillo de diversas tonalidades, hormigón visto, aluminio o acero, que introdujeron nuevas texturas y cromatismos en la fisonomía urbana.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: