La UNED recuerda a 200 nombres ilustres de cursos y congresos en un libro de firmas

Firma de Gloria Fuertes

XXV Aniversario Centro Asociado UNED – Ávila (1980 – 2005)’ es el título de ese libro que ahora la UNED ha rescatado coincidiendo con las bodas de plata de sus Cursos de Verano, a la vista de las firmas y dibujos que dejaron ponentes como Gonzalo Torrente Ballester, Pedro Navascués, José Manuel Caballero Bonald, Gloria Fuertes, Miguel Delibes o José Luis Sampedro.

En edición facsímil, el libro recoge firmas, poemas y dibujos plasmados por los participantes entre los años 1984 y 1992; José Hierro o Carmen Martín Gaite, entre ellos, que quisieron dejar testimonio escrito de su paso por unas actividades que fueron convirtiéndose en lo que hoy son los Cursos de Verano, que nacieron como tal en el año 1990.

 

“A la UNED y a sus profesores, recuerdo de mi gratísima visita el 17 de febrero de 1984” rubricaba Miguel Delibes, tras su participación en el I Seminario de Literatura Española Actual. Esta firma abre una serie de 190 dedicatorias que cierra el embajador polaco Jan Kieniewicz, quien inauguró el curso académico 1991-1992 y dejó escrita una dedicatoria en la que se lee “A la Fundación Santa Teresa, para la Universidad Nacional de Educación a Distancia, para esta ciudad de pobladores, guerreros y peregrinos, mi agradecimiento y simpatía por la invitación, por el gran privilegio de hablar aquí de mi país y del futuro común de Europa”.

 

Una referencia de la arquitectura española del siglo XX como fue Fernando Chueca participó, en octubre de 1987, en un Congreso de ‘Medievalismo y Neomedievalismo en la Arquitectura Española’ que tuvo lugar en Ávila. En el libro de firmas del Centro Asociado de la UNED dejó no sólo su rúbrica sino también un dibujo de la catedral de Ávila y las palabras “Ávila, la señora, granítica y fría, señora de las ciudades castellanas, firme y austera, donde el hombre puede sentirse capaz de volar de la tierra a los cielos, ¡salve! Ávila. Me alegro mucho de venir aquí, donde tantas veces he soñado y ahora entre amigos de la Uned”.

 

También un dibujo, de una sirena sujetando un pez, dejó con su firma Rafael Alberti, quien participó, en 1985, en el II Seminario de Literatura Española Actual, en el que también estuvo la recientemente fallecida Ana María Matute, quien quiso autorretratarse como un muñeco saltando, lo que acompañó con las palabras “Yo, en Ávila y con la Uned”.

 

Y junto a dibujos como el realizado, en 1990, por Fernando Chueca del palacio de los duques de Alba de Piedrahita, no faltan las poesías, como la que escribió Gloria Fuertes en su dedicatoria, en 1984: “Me gustaría tener una amiga que se llamase Tenta, para estar siempre contenta, y contenta estoy en Ávila porque aquí me quieren”.

 

Las páginas de esta publicación recogieron, según ha rememorado ahora la UNED, algunos de los nombres más significativos que dejaron su huella en tierras abulenses, a los que se han ido sumando todos los que han venido después y los que formarán parte, en actividades futuras, de la historia de este centro asociado.