La UCAV participa en los actos conmemorativos del V centenario del movimiento comunero exponiendo la vida de Adriano de Utrecht
Cyl dots mini

La UCAV participa en los actos conmemorativos del V centenario del movimiento comunero exponiendo la vida de Adriano de Utrecht

Francisco Trullén

Se hizo una ponencia “Adriano de Utrecht y el movimiento comunero” impartida por Francisco Trullén.

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha participado en los actos conmemorativos del V Centenario del movimiento comunero, mediante la ponencia “Adriano de Utrecht y el movimiento comunero” impartida por Francisco Trullén, secretario general de la UCAV. Un acto organizado por el Ayuntamiento de Medina del Campo, en colaboración con las Cortes de Castilla y León.

 

En ella ha realizado una aproximación a la vida de Adriano de Utrecht, quien tuvo un papel importante durante el desarrollo del movimiento comunero. En este sentido, Adriano de Utrecht, nacido el día 2 de marzo de 1459, fue nombrado por Maximiliano de Austria, preceptor de su nieto, el príncipe Carlos en el año 1507. Nombrado primero embajador de Carlos V, acabó siendo designado por él como Gobernador en España, habiendo ya obtenido el capelo cardenalicio. Desde esta posición tuvo que hacer frente al movimiento comunero, siendo consciente de que los nobles tenían mucho que ver con la rebelión y prefiriendo que el monarca se alinease con las ciudades.

 

Asimismo, Francisco Trullén ha relatado cómo Adriano de Utrecht fue un perfecto conocedor de los problemas de Castilla y mantuvo siempre un talante negociador. Tras la derrota de los comuneros, Adriano defendió acudir a la vía del perdón; se mantuvo como defensor del patrimonio real en contra de entregarlo a modo de compensación o reconocimiento, trató de evitar que las represalias fueran duras y tuvo problemas de conciencia para enjuiciar a los miembros del clero excluido del Perdón General. También denunció la corrupción que se había desarrollado entorno a la venta de los bienes de los comuneros y propuso la revocación de los nombramientos realizados en los cargos que habían quedado vacantes.

 

A comienzos del año 1522 -continúa explicando Trullén- la vida de Adriano, tomaría un nuevo rumbo. La inesperada muerte del Papa León X determinó la necesidad de elegir un nuevo sucesor de Pedro. El día 9 de enero de 1522 fue nombrado, Papa, Adriano VI.

 

Los grandes objetivos del nuevo Pontífice fueron lograr la unidad de los príncipes cristianos para combatir al turco tras la conquista de Rodas por Soliman I; la reforma de la Curia romana y de los abusos eclesiásticos; la lucha contra la herejía luterana y el restablecimiento de la unidad religiosa, especialmente amenazada en Alemania. Todo ello en una situación económico-financiera difícil para la Santa Sede, tal como ha señalado en su intervención el secretario general de la UCAV.

 

La corta duración de su pontificado y la dificultad para alcanzar sus objetivos, determinaron que no pudiera ver colmados sus ideales, aunque mostró un trabajo incansable en su favor y supo ver cuáles eran los males que acechaban a la Iglesia, siendo capaz de sentar algunas bases importantes.

 

El 14 de septiembre de 1523 fallecía en Roma este ilustre Papa que jugó un papel importantísimo en el gobierno de España durante la rebelión de los comuneros.