La UCAV participa en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá

Grupo de abulenses en Panamá.

La Rectora, profesoras y alumnas de la UCAV participan en la JMJ de Panamá.

La rectora de la Universidad Católica de Ávila (UCAV)Mª del Rosario Sáez Yuguero, la presienta del consejo directivo de la UCAV, Lydia Jiménez, junto a cuatro profesoras y dos alumnas de la Universidad Católica de Ávila han viajado a Panamá para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Allí se unieron al grupo Milicia de Santa María en España para asistir a la JMJ de Panamá. Sus primeros tres días trascurrieron en Chitré. Se alojaron en el colegio de MM. Agustinas, cuya fundadora es Mª Dolores, que dio la casualidad de haber sido maestra de Lydia Jiménez, directora del Consejo Directivo de la UCAV. Allí les brindaron “una calurosa acogida”, pusieron a su disposición las instalaciones del colegio, y disfrutaron de lo más peculiar del folklore panameño gracias a los alumnos y sus familias. Prepararon festivales, bailes, comida típica y conciertos. También en esa ciudad asistieron a una Misa con más peregrinos procedentes de diversas partes del mundo.

 

Después viajaron a Ciudad de Panamá. Se alojaron en un colegio a las afueras, aproximadamente a una hora del centro, en el Barrio Don Bosco, fundado por un sacerdote salesiano, alrededor de la parroquia. Según las profesoras de la UCAV, “chocaba la realidad de la pobreza y la riqueza, tan cerca una de otra. Al lado o enfrente de los rascacielos, había cientos de casitas bajas. Llamaban la atención también los niños, más alegres que los españoles, y el buen corazón de las personas que saludaban por las calles a todas horas gritando ‘España’”.

 

Vía Crucis

 

El día central de la JMJ contó con la llegada del Papa Francisco y la acogida del obispo de Panamá, que “puso de manifiesto que también los países pequeños pueden soñar y cumplir sus sueños”. El Vía Crucis del viernes, donde el grupo de la UCAV acompañó a Jesús en el camino de la cruz, “no solo con bellos textos, sino también con coro, orquesta y muchos bailarines, en un espectáculo bellísimo”.

 

Los últimos días participaron en la Santa Misa con los españoles que fueron con la Conferencia Episcopal Española y, por la tarde, en la vigilia de oración en el Campo Juan Pablo II, donde escucharon testimonios de familias y jóvenes que habían tenido un cambio de vida o de actitud gracias a la fe. Finalmente, el domingo estuvieron presentes en la Misa de envío donde se dio a conocer que Portugal acogerá la próxima JMJ.