La UCAV participa en el Congreso Transhumanismo: ¿Homo Sapiens o Cyborg?
Cyl dots mini

La UCAV participa en el Congreso Transhumanismo: ¿Homo Sapiens o Cyborg?

La UCAV en el Congreso Transhumanismo

Los profesores de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) Rafael Monterde y Juan Jesús Gutierro han participado en el Congreso Transhumanismo: ¿homo sapiens o cyborg?, organizado por el Instituto Razón Abierta de la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid.

Con el fin de pensar sobre el transhumanismo desde múltiples ópticas: la filosofía, la teología, el derecho, la ingeniería o el deporte, ponentes de alto nivel se dieron cita en el Congreso como Anders Sandberg, Elena Postigo, Alfredo Marcos, Francesc Torralba, Antonio Diéguez o Juan Arana. Los profesores de la UCAV Rafael Monterde y Juan Jesús Gutierro participaron en el Congreso y presentaron comunicaciones en algunas de las mesas organizadas.

 

El profesor Rafael Monterde Ferrando presentó una comunicación junto con el Dr. Enrique Moros Claramunt, profesor de la Universidad de Navarra, titulada “Entre la realidad y los ensueños: el futuro de la libertad”. En ella, inspirándose en la Antropología trascendental de Leonardo Polo, Moros y Monterde argumentaron que el futuro que defiende el transhumanismo no está a la altura de la libertad de la persona humana. El futuro posthumano es un bloqueo a nivel epistémico y temporal que requiere una óptica diferente. Consideran que es necesario crear una cultura alternativa que responda al verdadero anhelo de trascendencia del ser humano, es decir, optar por una búsqueda filosófica abierta y esperanzadora que, en palabras del filósofo Leonardo Polo, permita “no desfuturizar el futuro”.

 

El profesor Dr. Juan Jesús Gutierro lo hizo, por su parte, con una presentación que llevaba por título “Lo humano, la muerte y el asombro”. En ella abordaba cómo la muerte, la conciencia de ésta, abre al hombre a la capacidad de asombro. Frente a Heidegger, que consideraba que ésta no acompaña siempre, para Hans Jonas el asombro, el singular privilegio de contemplar el mundo por primera vez con ojos nuevos, nace de la toma de conciencia de la muerte propia de nuestra especie.

 

La muerte es una característica esencial de la vida como tal, todas las creaturas mueren, en tanto que vida y muerte comparten el mismo dominio. En el atributo mortal convergen dos significados: por un lado, significa que la creatura puede morir, estando expuesta a la posibilidad permanente de la muerte; por otro lado, tiene que morir, no puede escapar a la necesidad última de la muerte. Por ello, con el primero Jonas asocia “la carga de mortalidad”, y con su necesidad última “su bendición”. Es el hecho de comenzar siempre de nuevo la protección de la humanidad contra el hundimiento en el aburrimiento y la rutina, es su posibilidad de mantener la espontaneidad de la vida.