La UCAV clausura el curso de defensa personal femenina impartido por profesores de la ENP

Acto de entrega de diplomas a las diez alumnas que han participado en esta acción formativa.

La Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha clausurado el curso de Defensa Personal Femenina impartido dentro del I Campus de Verano en Seguridad Pública y Defensa Nacional por profesores de la Escuela Nacional de Policía (ENP) de Ávila.

 

Las 10 alumnas recibieron sus diplomas de aprovechamiento al término del curso, que certifica unas habilidades mínimas adquiridas para desarrollar su propia autodefensa.

 

El curso comenzó con la intervención de la Inspectora Elena Marcos Recio, para situar a las alumnas ante la problemática de la violencia de género. Indició en la importancia de la mujer, quien debe buscar mecanismos para protegerse a sí misma y romper con los esquemas que han impedido que fortalezca su área emocional, y evitar cualquier tipo de dependencia que le haga vulnerable.

 

Las clases prácticas que ocuparon dos jornadas y media, guiadas por los profesores Inspector Jefe Antonio Vargas e Inspector Andrés Zamorano, consistieron en un aprendizaje de tácticas y estrategias para repeler cualquier tipo de ataque, conociendo la posición de seguridad y de guardia, realizando desplazamientos, bloqueos, respuesta ante ataques diversos como empujones y golpes, estrategias de escudos y otras formas de protección.

 

Defensa ante agresiones

 

Igualmente, las alumnas pudieron aprender cómo defenderse ante agarres en distintas partes del cuerpo, ataques directos y en el suelo, además de contar con lecciones específicas de cómo servirse de los útiles de fortuna, elementos habituales en un bolso o mochila que pueden contribuir a repeler un ataque. No menos importante fue la defensa con terceras personas y la defensa verbal para controlar y frenar muchas de las actitudes del posible agresor.

 

Estas clases y los consejos de seguridad dados por los profesores podrán ser utilizados en cualquier contexto en que se vea peligrar el espacio y la integridad personal, siempre en el marco de un criterio de proporcionalidad.