La trama urbana densa, compacta y muy regular del castro vettón de El Raso
Cyl dots mini

La trama urbana densa, compacta y muy regular del castro vettón de El Raso

Desarrollo de las prospecciones geofísicas en el Castro de El Raso a vista de drone.

Resultados del estudio realizado durante los dos últimos años.

En las Jornadas arqueológicas de El Raso, el arqueólogo Victorino Mayoral ha mostrado el “urbanismo oculto del castro raseño” revelando que existe en las zonas de menos pendiente una trama urbana muy similar a la de cualquier población actual.

 

A pesar de que la superficie prospectada es aún limitada, se empieza a tener una imagen del urbanismo del sitio que nos revela una trama urbana densa, compacta y muy regular que aprovecha las zonas de menos pendiente del recinto amurallado. Cabe destacar que no se han podido documentar espacios abiertos, libres de construcciones, y tampoco grandes calles, avenidas amplias o plazas, por lo que parece que todo el espacio amurallado pudiera estar ocupado por construcciones; este hecho ratificaría sobradamente las afirmaciones de Fernández Gómez sobre el poblamiento del castro de El Raso, pues cifró su número en 3.000 habitantes.

 

A esta conclusión preliminar se ha llegado tras dos campañas de prospección que ha desarrollado el equipo del Instituto de Arqueología de Mérida, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en colaboración con el Ayuntamiento de Candeleda, desde el pasado mes de diciembre y que se extenderán en los próximos dos años.

 

En estas prospecciones se han utilizado los denominados métodos no invasivos (prospección geofísica y teledetección) que permiten conocer la localización, forma y características de las estructuras que permanecen ocultas bajo el suelo, sin necesidad de recurrir únicamente a la excavación.

 

Tecnologías

 

El uso de estas tecnologías ha permitido reconocer la forma y la distribución de numerosas construcciones ocultas, cuya existencia era completamente desconocida y, aunque no es posible reconocer con total claridad la planta de las viviendas, se pueden distinguir como bloques con límites bien definidos y unas dimensiones aproximadas de entre 9/10X11/12 metros. En las dos campañas desarrolladas se han podido realizar prospecciones geomagnéticas de casi 30.000 metros cuadrados, lo cual representa algo más de un 14 % del total del sitio, excluyendo obviamente las zonas ya excavadas.

 

Para las próximas campañas se pretende cubrir todo el castro al menos con un método geofísico para conseguir el cuadro completo de la organización espacial interior del castro. También se pretende contrastar esos resultados con los que puedan aportar otros métodos geofísicos como el georradar y la tomografía, de manera que pueda llegarse a una correcta interpretación y conocimiento sobre ese urbanismo oculto que se quiere reconstruir. Estos resultados serán determinantes para entender mejor el fenómeno histórico que dio lugar a grandes poblados fortificados como el de El Raso: el surgimiento de comunidades “protourbanas”, con una economía y una organización social compleja, y además muy condicionada por la presencia romana.