La temporada de baño en ríos y embalses termina con 23 muertos: todos en zonas sin vigilancia ni socorrista

Una zona de baño en Puente de Mozar (Zamora). Foto: F. Oliva

Todas las provincias de Castilla y León han registrado muertes por ahogamiento, casi la mitad de ellas en ríos. El Procurador del Común ha pedido que sea obligatorio que tengan socorrista.

Este día 15 de septiembre ha finalizado la temporada habilitada para el baño en las 30 'playas' interiores de Castilla y León, la red de ríos, lagos, embalses y pantanos en los que está autorizado el baño y se controla la calidad del agua. Al término de los tres meses de temporada de baños en estos enclaves y piscinas, se han registrado en la comunidad 23 muertes por ahogamiento, con una característica común: en todos los casos las muertes se produjeron en zonas sin servicio de atención, vigilancia y socorrismo.

 

Esta es la situación en la que se encuentran las zonas de baño autorizado de Castilla y León en ríos y embalses. Las autoridades controlan la calidad del agua y hacen una serie de recomendaciones a los ayuntamientos y a los bañistas, entre las que se encuentra tener vigilancia, pero no es algo obligatorio. El Procurador del Común ha recomendado que la presencia de socorristas sea algo obligatorio en los próximos años.

 

Castilla y León ha registrado una víctima mortal por ahogamiento durante los primeros quince días del mes de septiembre y eleva la cifra a 23 fallecidos por ahogamiento en los espacios acuáticos hasta la fecha, con dos fallecimientos en el mes de febrero, otro en el mes de abril , siete durante el mes de junio, once durante el mes de julio y uno en el mes de agosto, según el balance del Informe Nacional de Ahogamientos que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS).

 

La Comunidad Autónoma continúa en primer lugar en número de fallecidos por ahogamiento de los territorios interiores y esta cifra supone el peor dato de los últimos cinco años, igualando la alcanzada en el año 2016. Respecto al mismo periodo del año 2018, cuando hubo 10, supone más del doble de muertes; en el 2017 hubo 13 y en el 2015 se contabilizaron 7 hasta el 15 de septiembre.

 

Además, todas las provincias tienen registrado algún óbito por ahogamiento, encabezando la lista León con seis ; Burgos, Salamanca y Soria con tres en cada territorio, Ávila, Valladolid y Zamora con dos en cada región ; y Palencia y Segovia, con uno en cada caso.

 

El perfil de la víctima es un hombre (78%), de nacionalidad española (91%), mayor de 55 años (69,6%), que ha perdido la vida en un río (43%) y en la totalidad de los casos en zonas sin servicio de atención, vigilancia y socorrismo.

 

En el conjunto del territorio nacional 33 7 personas han muerto por ahogamiento en los espacios acuáticos hasta el 15 de septiembre, dato que indica un incremento del 23,44% respecto al año 2018. La Federación de Salvamento y Socorrismo de Castilla y León (FECLESS), al igual que las Delegaciones Provinciales, continuarán durante su 25 Aniversario promoviendo actividades de prevención de ahogamientos, jornadas y talleres de sensibilización y primeros auxilios, como medida para evitar accidentes en los espacios acuáticos, dentro del marco de la campaña nacional de prevención de accidentes #StopAhogados, iniciativa de la Federación Española.