La subida de impuestos podría afectar al sector remolachero

El objetivo de la Consejería es llegar a un consenso político para intentar revertir la intención del Gobierno de la nación de cargar con un impuesto a las bebidas azucaradas.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Mercedes Marcos, ha valorado la subida de impuestos sobre las bebidas azucaradas que prepara el ejecutivo, y, que de producirse, afectaría al sector remolachero, uno de los sectores agrícolas con mayor peso en nuestra comunidad y también muy importante en la provincia de Ávila.

 

A punto de finalizar la campaña remolachera, de la que Castilla y León produce el 85% del total nacional con unas 412.000 toneladas, la Junta busca llegar a un acuerdo social y político con el sector remolachero, la industria y las organizaciones agrarias, y que defienda los intereses del sector, fundamental para el sostenimiento de áreas rurales, por la gran cantidad de empleo que genera, tanto directo como indirecto.

 

El objetivo de la Consejería es llegar a un consenso político para intentar revertir la intención del Gobierno de la nación de cargar con un impuesto a las bebidas azucaradas, que afectaría a la remolacha azucarera y a sus productores, que el próximo año se enfrentan, además, al fin de las cuotas.

 

Esta subida de impuestos que el Gobierno prepara para combatir la obesidad y otros problemas de salud, gravaría las bebidas azucaradas, que contienen un alto porcentaje de azúcar procedente de la remolacha, cuestión incomprensible para la Consejería que no entiende que se pretendan reducir problemas de salud con un aumento de impuestos.

 

La actual campaña de remolacha, que está a punto de finalizar, no ha sido la mejor debido a las inclemencias meteorológicas. Las lluvias tardías de la primavera retrasaron la siembra de este cultivo y ha hecho también que el ciclo de la remolacha sea más corto y, por lo tanto, con menor tamaño y riqueza.