La sequía obliga a suspender el Campeonato Nacional de Hípica con la disconformidad de la organización

Concurso Nacional de Hípica. (Foto: archivo)

Tan solo la realización de la prueba el año pasado requirió el gasto de más de dos millones de litros de agua. Se iba a celebrar del 21 al 25 de agosto en su 58º edición ​​​​​

El Ayuntamiento de Ávila se ha visto obligado a suspender el Concurso Hípico Nacional debido a la sequía que están asolando a los embalses próximos a la capital, ya que para el desarrollo de la prueba se requería el gasto de un gran volumen de agua en el mantenimiento de las pistas. La decisión se ha tomado en base a una reunión celebrada en el día de ayer entre el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria del evento para abordar posibles soluciones ante la delicada situación de las reservas de agua que abastecen a la capital, que están al 46 por ciento de su capacidad total.

 

En dicho encuentro, el Consistorio abulense abogó por buscar alternativas para la celebración de la prueba, que todas fueron en este caso desestimadas por la organización de este evento. Por lo que abogó por cancelar la prueba por el elevado consumo de agua de la misma, que en el 2018 superó los dos millones de litros.  

 

Según el Consistorio abulense, en dicha reunión se puso en conocimiento de la empresa adjudicataria el informe de los servicios técnicos municipales que también se expuso en la pasada Junta de Gobierno Local. “Este informe, basándose en años anteriores, cifra el consumo de agua en otras ediciones en más de dos millones de litros, que equivale al abastecimiento mensual de cerca de 20.000 personas”, aseguran fuentes del Consistorio.

 

De hecho, durante la misma propuso alternativas como la modificación de fechas o la búsqueda de un nuevo emplazamiento como el centro hípico más cercano a la capital, que han sido desestimadas por la organización. A su vez trasladó al adjudicatario que el ayuntamiento “se ve obligado por la sequía a cancelar el Concurso Hípico, con la esperanza de que el próximo año la situación de los embalses que abastecen a la capital sea otra para que la prueba pueda celebrarse”.