La Segoviana impone su ley
Cyl dots mini

La Segoviana impone su ley

Encuentro entre el Real Ávila y la Gimnástica Segoviana de este sábado. (Foto: Edgar Palomo)

El equipo segoviano se llevó el 114º Clásico de Castilla tras remontar a un timorato Real Ávila

Real Ávila: Brian, Carlos, Llorián, Tena, Manuel, Ramiro, Domingo, De Mesa (Cristian), Ruba (Calderón), Aitor (Enbi), Moreira

Gimnástica Segoviana: Carmona, Adrián, Viti, Javi Marcos, Rubén, Manu, Calleja (Ivi), Conde (Nogueira), Del Castillo, Javi Borrego (Arribas), Adeba (D.Gómez)

Goles: 1-0 Rubén Ramiro, 1-1 Adeva, 1-2 Del Castillo, 1-3 Dani Gómez

Derrota dura y merecida del Real Ávila por 1-3 ante su rival histórico, la Gimnástica Segoviana, que se presentaba en el Estadio Municipal Adolfo Suárez como invicta en el 114º clásico entre ambos equipos, donde aprovechó su rapidez y enorme caudal ofensivo para imponerse en el choque.

 

El conjunto de José Manuel Jimeno echó de menos la baja del ‘killer’ Rubiato y desde el inicio mostró su intención de jugar a su adversario mediante balones aéreos y aprovechar la segunda jugada. Pronto avisaba la Gimnástica Segoviana, minuto 5, de que quería ir a por el partido y traerse otra victoria hasta la ciudad del Acueducto. Tanto es así que en la primera internada de Calleja a punto estuvo de marcar Javi Borrego, que no llegó solo al esférico por muy pocos centímetros.

 

Los encarnados no conectaban con las bandas y una vez más el medio del campo tampoco fabricaba juego. No obstante, tras un saque largo de Brian el balón fue cabeceado por Asensio que le dejaba muerto para el magistral golpeo de Rubén Ramiro a bote pronto para poner el 1-0 en el marcador y el delirio a las gradas del Adolfo Suárez. Poco le duró la alegría a los locales, ya que a los 5 minutos Fran Adeva le ganó la partida a los centrales para batir por alto a Brian que no pudo hacer nada en la salida.

A pesar del mazazo, el Real Ávila gozó de dos ocasiones claras para haberse ido al descanso con ventaja. Primero en el minuto 39 mediante un cabezazo muy centrado de Aitor Asensio que paraba Carmona sin moverse del sitio tras buen centro de Ramiro, el mejor sobre el tapete de los abulenses. Después con un tiro ajustado de Manu Moreira que lamía el palo derecho de Carmona tras un magistral pase medido de Javi de Mesa.

 

En la segunda parte se diluyó por completo el Real Ávila, superado en prácticamente todas las líneas del juego ante el criterio en el juego mostrado por los chicos de Manu González. El juego coral, rápido y agresivo de los segovianos se impuso, y tras otro aviso de Fran Adeva la Gimnástica se adelantó mediante un saque de esquina que remataba solo Del Castillo en el segundo palo.

A partir de ese momento el Real Ávila se descompuso, el equipo solo fiaba su juego en balones en largo. Faltaban ideas, desborde profundidad y las únicas ocasiones con cierto peligro venían de faltas laterales, repelidas una y otra vez por la retaguardia segoviana. Tanto es así que gran parte de la hinchada cargó contra el entrenador, José Manuel Jimeno, ante el mal juego del equipo y su tardanza a la hora de hacer los cambios que posibilitasen una reacción en el equipo.

 

Salieron Calderón y Cristian para aportar dinamismo ofensivo, y el extremo madrileño tuvo el empate en sus botas pero se durmió cuando iba a chutar a portería. La paciencia se agotó en la grada cuando Jimeno sacó del terreno de juego a un delantero, Aitor Asensio para meter a Embi, un centrocampista.

La Gimnástica olió la sangre y puso la guinda al partido con el tercer gol en el tiempo cumplido tras una jugada coral que remataba Dani Gómez para hacer el definitivo 1-3 ante la pasividad de la defensa encarnada.

 

Resultado muy duro para el Real Ávila que suma su tercer partido consecutivo sin ganar (2 derrotas y un empate) y que ve como poco a poco se desinfla en la tabla y vienen apretando sus perseguidores, el Numancia B y la Arandina.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: EDGAR PALOMO