La ‘Ruta Teresiana en Castilla y León’, y cuatro sub-rutas recorrerán las ciudades patrimonio, las primeras fundaciones y las ultimas moradas

La propuesta consiste en una ruta dinámica a través de los lugares en los que la Santa creó fundaciones dentro de la Comunidad y que integra, a su vez, cuatro sub-rutas temáticas sobre su vida, las ciudades patrimonio, las primeras fundaciones y las ultimas moradas.

El posicionamiento como destino turístico de calidad, la internacionalización de la oferta y la especialización del producto turístico en los segmentos de turismo cultural y religioso, son los objetivos perseguidos por la Consejería de Cultura y Turismo con la creación de la ‘Ruta Teresiana en Castilla y León’. Se trata de una propuesta que nace con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, principal hito turístico y cultural de 2015 en la Comunidad.

 

Esta iniciativa consiste en una ruta que une las localidades de Castilla y León en las que Santa Teresa creó fundaciones. El itinerario sigue un trazado circular para facilitar la planificación al viajero. De este modo, el trayecto comienza en Ávila, lugar de nacimiento de la Santa, y finaliza en Alba de Tormes, Salamanca, localidad en la que falleció. Todos los contenidos se han realizado gracias a la colaboración de los ayuntamientos de las localidades que cuentan con fundación teresiana.

 

En esta ruta general, los visitantes disfrutarán de diferentes tramos con grandes atractivos, como la naturaleza entre Ávila y Segovia debido a las proximidades con el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y la Reserva Natural del Valle de Iruelas; los pueblos rojos y los pueblos negros, o la Cueva de los Enebralejos entre Segovia y Soria; los ejemplos de arquitectura monástica y medieval entre Soria y Burgos; la concentración de construcciones románicas entre Burgos y Palencia; la riqueza vitivinícola de Valladolid, motivada por sus cinco denominaciones de origen; los álamos, chopos, sauces y fresnos de la Reserva Natural de las Riberas de Castronuño-Vega del Duero, cercanas durante el trayecto a Medina del Campo; los embutidos de Guijuelo de Salamanca y las dehesas que la comunican con Alba de Tormes.

 

Además, la ruta permite su realización por tramos, en diferentes momentos del año y se irá asociando a eventos culturales y turísticos concretos en las provincias con fundaciones teresianas que la constituyen. Además, se han diseñado cuatro sub-rutas temáticas: la ‘Ruta de Vida’, entre Ávila y Alba de Tomes (90 km); ‘Teresa en las Ciudades Patrimonio’, que conecta Ávila, Salamanca y Segovia (171 km); las ‘Primeras Fundaciones’, que discurre entre Ávila, Medina del Campo y Valladolid (150 km); y las ‘Últimas Moradas’, entre Soria, Burgos y Palencia (230 km).

 

Toda la información en el móvil

 

La aplicación ‘rutateresianacyl’ incluye toda la información relacionada con la ruta y es una herramienta de promoción y difusión que va a permitir llegar a nuevos segmentos de población, en dos idiomas -español e inglés-, para posibilitar la internacionalización de este producto turístico.

 

A través de ella se tiene acceso a información general de la ruta, información detallada de las nueve localidades que la forman, distancias kilométricas, tiempos aproximados de viaje, paisajes entre localidades, o gastronomía asociada a la ruta. Además, cada localidad cuenta con una galería de imágenes y una información turística bien detallada basada en lugares teresianos, otros puntos de interés y más información turística. Como complemento, cada monumento teresiano aparece localizado en el mapa y con datos actualizados de interés, como pueden ser horarios de visita, precios de entradas, páginas web y otras peculiaridades del mismo.

 

Una ruta con distintos recorridos temáticos complementarios

 

El primero de los itinerarios temáticos es la ‘Ruta de Vida’. Se trata de un recorrido que une Ávila y Alba de Tormes, las localidades en las que la Santa nació, el 28 de marzo de 1515, y murió, el 4 de octubre de 1582, y que tienen la primera y la octava fundación. Si bien el trayecto en coche se realiza en poco más de una hora, una ruta de peregrinación que se puede realizar también en bicicleta o a pie en varias etapas, descu¬briendo diversas localidades ligadas a la Santa.

 

Como lugares teresianos de Ávila, destacan, entre muchos otros, la Iglesia y Convento de Santa Teresa, de estilo barroco y construidos sobre la casa natal de Santa Teresa; la Iglesia de San Juan Bautista, donde recibió el bautismo; o el Monasterio de la Encarnación, donde actualmente se ubica el museo teresiano. De Alba de Tormes, el Convento de la Anunciación, fundado por la Santa en 1571; el Museo Carmelitano, mayor espacio expositivo dedicado en España a Santa Teresa de Jesús; o el Convento Madres Franciscanas Terciarias, donde según relata la tradición en este convento se hospedó Santa Teresa.

 

Teresa en las Ciudades Patrimonio’ es otra ruta temática que reúne las ciudades teresianas que, además, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO -Segovia, Ávila y Salamanca-. Ofrece una gran oportunidad para, además de sumergirse en el amplio abanico de arquitectura de estos tres enclaves, degustar auténticas delicias gastronómicas como el cochinillo, los judiones de la Granja, el chorizo de Cantimpalos, el hornazo, las carnes de ternera Avileña o las patatas ‘meneás’.

 

En Segovia, el viajero deberá visitar lugares teresianos como el Convento de las Carmelitas Descalzas de San José, fundado por la Santa en 1574, y el Convento Carmelitas Descalzos, mientras que en Salamanca el viajero encontrará la Casa de Santa Teresa, donde vivió cuatro años y que le inspiró para escribir su poema ‘Vivo sin vivir en mí’; y el Convento de San Esteban, donde se encuentra el confesionario donde esta primera Doctora de la Iglesia buscaba consejo de los padres Dominicos.

 

La tercera de las rutas es la de las ‘Primeras Fundaciones’, un recorrido que aglutina las localidades de Ávila, Medina del Campo y Valladolid, las tres primeras fundaciones de Santa Teresa de Jesús -1562, 1567 y 1568, respectivamente- y uno de sus principales atractivos paralelos es la riqueza vitivinícola del recorrido, como son las cinco denominaciones de origen que bañan la provincia vallisoletana: Ribera del Duero, Cigales, Rueda, Todo y Tierra de León.

 

Como lugar teresiano en Medina del Campo destaca el Monasterio de San José de Madres Carmelitas Descalzas, cuyas estancias originales y prácticamente intactas desde entonces son visitables –incluyendo la celda original de la Santa-, y en Valladolid otros como el Convento de Santa Teresa, que mantiene la celda que ocupó y dos tesoros: el autógrafo original de su ‘Camino de Perfección’ y multitud de cartas autógrafas o el Palacio Real, donde Doña María de Mendoza la acogió.

 

La cuarta ruta temática corresponde a las ‘Últimas Moradas’: Soria, Burgos y Palencia fueron los tres últimos viajes que Santa Teresa realizó para fundar los conventos de descalzas en 1580, 1581 y 1582. Entre la primera y la segunda, los viajeros encontrarán bosques de pinos silvestres y podrán acercarse a templos naturales como el embalse de la Cuerda del Pozo, el Parque Natural de la Laguna Negra o los Circos Glaciares de Urbión, mientras que cerca de la tercera descubrirán construcciones típicas palentinas, palomares y, por supuesto, ejemplos de arquitectura románica.

 

Otros lugares teresianos en Soria son el Monasterio Carmelita, fundado tras acudir Santa Teresa ante la llamada del Obispo Don Alonso Velázquez, o la Iglesia del Carmen, que integra obras de interesante valor artístico; en Burgos, la Catedral, donde la Santa se postró frente al Santo Cristo, imagen que aún hoy se venera, o el Hospital de la Concepción, donde vivió con sus monjas desde el 23 de febrero hasta el 18 de marzo de 1582; y la Iglesia de San Bernardo de Palencia que, pese a no ser visitable, se erige donde previamente se ubicaba el Convento de las Carmelitas Descalzas inaugurado por la propia Santa Teresa y del que tan sólo se conserva la fachada.