La provincia de Ávila, en los primeros puestos en pernoctaciones rurales del país

La provincia de Ávila cerró 2017 entre los diez primeros puestos del conjunto del país en pernoctaciones y viajeros en alojamientos de turismo rural, tras superar las 300.000 pernoctaciones y sumar más de 120.000 viajeros.

El diputado responsable de Turismo, Asuntos Europeos y Energía, Rafael Pérez, ha destacado que los alojamientos de turismo rural de la provincia se sitúan a la cabeza en pernoctaciones y viajeros en el territorio de Castilla y León, así como el hecho de que, por primera vez, se hayan superado las 300.000 pernoctaciones (306.174), lo que mantiene la provincia en los primeros diez puestos del país en este aspecto.

 

Igualmente, ha resaltado el quinto lugar que ocupa la provincia en viajeros en el conjunto de España, con 122.828, según los datos del INE, lo que demuestra que el territorio abulense continúa siendo uno de los destinos favoritos de turismo de interior y de naturaleza.

 

Así, las 306.174 pernoctaciones registradas en 2017 supusieron un 5,3 por ciento más que el año anterior y un 6,9 por ciento más que en 2015, año en el que se conmemoró el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa. Lo mismo ocurrió en el caso de los viajeros, con incrementos anuales del 7,6 y 6,6 por ciento en relación a 2016 y 2015, respectivamente.

 

El aumento de viajeros y pernoctaciones, además, no sólo se produjo en el conjunto del año sino también en el mes de diciembre, dato que también se ha conocido hoy, de modo que los alojamientos de turismo rural de la provincia registraron en el último mes del año 31.779 pernoctaciones, un 9,5 por ciento más que en el mismo mes del año anterior y el mejor dato en un mes de diciembre desde 2010, mientras que fueron 11.977 viajeros, un 10 por ciento más que en diciembre de 2016, los que registraron los alojamientos de turismo rural.

 

Asimismo, la provincia destacó en 2017 entre las primeras en número de personas empleadas de forma directa en esta actividad, con 940 en los más de 700 alojamientos rurales que el INE estima que estaban abiertos. En ellos, se registró una estancia media de 2,49 días por persona, un dato que ha sido también