Actualizado 01:55 CET Versión escritorio
Avila

La procesión del Silencio desafía al tiempo y llena las calles de Ávila de puro sentimiento

El 'Santísimo Cristo Arrodillado', el 'Santísimo Cristo de la Agonía' y 'Nuestra Señora de las Angustias', marcaron una vez más el camino de esta tradicional procesión abulense

Publicado el 17.04.2019

Fiel a su cita el Miércoles Santo, la Procesión del Silencio recorrió las calles de la zona sur de la capital hasta su casco urbano, desde la iglesia de San Nicolás hasta lugares emblemáticos como el paseo del Rastro o la calle San Segundo, para desembocar finalmente en la Catedral de la capital. Desafiando al viento y a la lluvia que amenazaba por hacer acto de presencia.

 

Organizada por la Cofradía de las Angustias, cuya organización renació en 1956 y en el cuál su origen data de 1683, alumbró como cada año los pasos del 'Santísimo Cristo Arrodillado', pieza que corresponde al año 1993 que sostiene la Cruz al hombro a punto de caer, el'Santísimo Cristo de la Agonía', del año 1994, adquirido en la madrileña Casa Garín y 'Nuestra Señora de las Angustias'. Una figura imponente y propia de la escuela castellana del siglo XVI. Una 'piedad' que sostiene en su regazo el cuerpo inerte de su Hijo recién bajado de la Cruz.

 

Las tallas, como siempre fueron acompañadas por nazarenos, ataviados con túnica de color azul, capa, capirote con símbolo de la Cofradía, cíngulo y guantes blancos y zapatos negros que desfilaron por la procesión, y donde no faltaron tampoco las melodías solemnes a toque de corneta.

COMENTARComentarios