La Policía Nacional lucha para frenar los delitos de odio hacia los colectivos vulnerables de Ávila

Comisaría de Policía de Ávila. (Foto: archivo)

A través de un encuentro con ellos, que se enmarca en el Plan nacional de acción y lucha contra los delitos de odio y discriminación

La Comisaría Provincial de la Policía Nacional, ha celebrado en sus instalaciones una reunión con los representantes de las ONG’s y Asociaciones abulenses cuyos miembros, pueden ser objetivo de delitos de odio y discriminación, como colectivos vulnerables. A esta reunión han asistido representantes de varias entidades y asociaciones como Cruz Roja Española en Ávila, PRONISA, ACCEM, Down Ávila, La Casa Grande De Martiherrero, Lesgávila LGTB, Comunidad Islámica de Ávila, ONCE, Patriarca Gitano, Comunidad Musulmana Al Wean, FAEMA, ASPACE y FUNDABEM.

 

Por todo ello, la Policía Nacional ha puesto en marcha un Plan específico de Acción Policial contra los Incidentes y los Delitos de Odio, con el objetivo fundamental de proporcionar un tratamiento sensible y profesional a las víctimas, garantizando su derecho a la protección, información, apoyo, asistencia, atención y participación activa sin discriminación de ningún tipo.

 

Para conseguir este objetivo, fue presentada en la reunión, la figura del interlocutor social para delitos de odio de la Policía Nacional en Ávila, desempeñada por el Delegado de Participación Ciudadana, y que tiene como objetivo establecer cauces de comunicación directa con aquellos colectivos, asociaciones y ONG, representativos de grupos de población susceptibles de sufrir delitos de odio.

 

Por su parte, el Comisario Jefe Provincial, Emilio Pérez Castelani, ha agradecido la predisposición y la nutrida presencia de los representantes sociales, y ha expresado su voluntad de establecer una agenda periódica de reuniones con las asociaciones y organizaciones que permita una adecuada atención y seguimiento de los delitos de odio.

 

"Todos los delitos son reprochables, si bien aquéllos que tienen como elemento motivador el origen nacional o étnico, el lenguaje, el color, la religión, el sexo, la edad, la discapacidad intelectual o física, la orientación sexual u otros factores similares, son particularmente censurables y exigen una respuesta firme y rigurosa, incrementando las capacidades policiales de prevención e investigación frente a los mismos y mejorando la calidad de atención a las víctimas", ha asegurado Castelani.