La Policía Nacional detiene al ingeniero Hervé Falciani tras la petición de las autoridades suizas

Hervé Falciani

La Policía Nacional ha detenido al ingeniero informático Hervé Falciani en virtud a una orden de arresto emitida por las autoridades de Suiza.

La detención se ha llevado a cabo este mismo miércoles pasadas las seis de la tarde por agentes de la Comisaría General de Policía Judicial cuando Falciani se encontraba en la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid para participar en una jornada organizada por la Plataforma por la Justicia Fiscal.

 

Las citadas fuentes han precisado que la Policía buscaba a Falciani desde que Suiza emitió el pasado 19 de marzo una nueva orden detención internacional. El Tribunal Penal Federal suizo condenó en noviembre de 2015 a Falciani a cinco años de cárcel por las filtraciones de la información privada que destapó los fraudes fiscales y blanqueos de más de 100.000 clientes del banco HSBC. El condenado no acudió al juicio.

 

El pasado 24 de marzo el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivó la orden de detención internacional contra Rovira y los otros líderes independentistas catalanas fugados, Carles Puigdemont (en prisión tras ser detenido en Alemania), Antoni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig (los tres en Bélgica) y Clara Ponsatí (en Escocia). En Suiza también se encuentra huida la dirigente de la CUP Anna Gabriel, aunque el magistrado sólo pidió su detención en el caso de que volviera a España.

 

El exinformático del banco suizo HSBC cobró notoriedad tras destapar los nombres de los presuntos evasores fiscales en bancos helvéticos. La famosa 'lista Falciani' es un documento filtrado en 2008 por el entonces empleado que recoge el nombre de 106.000 clientes con cuentas opacas en esta entidad, provenientes de 203 países distintos, que en total acaparaban más de 100.000 millones de dólares.

 

Falciani facilitó en ese año el documento al Gobierno francés y posteriormente la autoridad fiscal del país inició una investigación. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ en sus siglas en inglés) difundió esos datos en diferentes medios de comunicación.

 

Cabeza de lista del Partido X en las elecciones europeas de mayo de 2014, Falciani ha participado desde entonces en diferentes foros para denunciar la evasión fiscal. Fue detenido en España por primera vez en 1 de julio de 2012, aunque quedó en libertad provisional en diciembre de ese año por orden de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

 

ORDEN DE EXTRADICIÓN RECHAZADA EN 2013

 

En mayo de 2013, la Audiencia Nacional aceptó la petición de la Fiscalía y rechazó la extradición a Suiza del informático, al entender que denunció "actividades sospechosas de ilegalidad e incluso constitutivas de infracciones penales que de ninguna manera son susceptibles de legítima protección". El país helvético le reclamó por haber sustraído presuntamente datos del HSBC Private Bank con los que habrían sido identificados 130.000 evasores fiscales.

 

Los magistrados de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal Ángel Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada explicaron en su auto que rechazaban entregar a Falciani porque los delitos de espionaje financiero, revelación de secreto bancario, revelación de secreto comercial y apropiación de datos relativos a clientes que le imputan las autoridades suizas no cumplen el principio de doble incriminación, es decir, no están castigados por el Código Penal español.

 

De hecho, el auto reprochaba a Suiza que "proteja, mediante la imputación concreta del delito de espionaje, un interés jurídico propio frente al de otros Estados, lo que dota al precepto de un innegable carácter político" que no podría servir de base a una petición de extradición. Para los magistrados el informático puso a disposición de varios Estados datos básicos para evitar la comisión de delitos y destacaron que, además, no actuó por "móviles económicos o espurios".

 

Por su parte, el Tribunal Supremo dictó una sentencia a principios de 2017 en la que dio validez a la conocida 'lista Falciani'. Esta resolución fue la primera en la que se pronunció sobre el uso de esos datos para fundar una condena por delito fiscal en España.

 

El alto tribunal afirmó que aunque los datos fueron obtenidos de forma ilícita fueron determinantes para probar los hechos. En este sentido, explicó que los ficheros bancarios que consiguió el informático consistían en "información contenida en unos archivos de los que se apoderó ilícitamente un particular que, cuando ejecutó la acción, no lo hizo como agente al servicio de los poderes públicos españoles interesados en el castigo de los evasores fiscales".

 

"No se trataba de pruebas obtenidas con el objetivo, directo o indirecto, de hacerlas valer en un proceso", concluía la sentencia del Supremo.