La Policía evita un suicidio de una menor en Valladolid que intentó arrojarse por la ventana

Los agentes se trasladaron al domicilio de la víctima, donde su hermana la sujetaba por las piernas para evitar que se arrojara por la ventana.

Los hechos hoy conocidos se produjeron el pasado lunes, cuando la Policía Nacional comisionó a varios policías tras recibir un comunicado que alertaba de la posibilidad de que una menor se arrojara desde una ventana a la calle. Los agentes se trasladaron al domicilio de la víctima, donde su hermana la sujetaba por las piernas para evitar que se arrojara por la ventana.

 

Ante los gritos de la hermana pidiendo ayuda y como no conseguían abrir la puerta, uno de los policías nacionales fracturó la cerradura con una bombona de oxígeno que portaban los servicios sanitarios y así logró llegar hasta la chica, que tenía solamente la mitad de las piernas hasta la rodilla dentro de la vivienda y el resto del cuerpo se hallaba completamente suspendido, sin llegar a precipitarse al vacío porque su hermana la sujetaba para evitarlo.

 

Un policía llegó hasta la chica y la sujetó fuertemente, mientras los demás agentes hicieron una cadena para tirar de ellos y evitar que se tirara, consiguiendo introducirla en la vivienda. El agente se lesionó una mano en la intervención y la chica fue trasladada al Hospital Clínico por los servicios sanitarios