La Policía de Nueva York evacua varias líneas del Metro tras producirse una explosión en Manhattan
Cyl dots mini

La Policía de Nueva York evacua varias líneas del Metro tras producirse una explosión en Manhattan

Nueva York

Una explosión ha sacudido este lunes Port Authority, una de las principales estaciones de autobuses de Manhattan, en lo que el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, ha considerado un "intento de ataque terrorista", que solo ha dejado cuatro heridos.

La explosión de habría producido en una terminal de autobuses de Manhattan entre la Octava Avenida y la Calle 42. A consecuencia, las líneas A, C y E del Metro fueron evacuadas.

 

La explosión se ha producido en torno a las 7.45 (hora local) en Port Authority, un gran intercambiador de transporte que combina autobús y metro y por el que a diario pasan unas 230.000 personas. "Ha sonado como si vinieran del metro", ha contado Francisco Ramírez, un usuario, a CNN. La Policía ha confirmado después este detalle.

 

El comisario James O'Neill ha explicado en una rueda de prensa que un hombre identificado como Akayed Ulá, de 27 años, ha detonado una bomba casera de baja potencia que llevaba atada al cuerpo. Ulá ha sido detenido y se encuentra en el Hospital Bellevue, donde está siendo tratado por los cortes y las quemaduras que ha sufrido en abdomen y manos.

 

De Blasio, en la misma comparecencia pública, ha calificado lo ocurrido como un "intento de ataque terrorista", una valoración en la que han coincidido tanto O'Neill como el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que ha tachado de "amateur" el artefacto explosivo utilizado.

 

Además de Ulá, otras tres personas han resultado heridas, aunque ninguna presenta lesiones graves, de acuerdo con el Departamento de Bomberos de Nueva York.

 

A pesar de la escasa entidad de la explosión, en Manhattan se han vivido momentos de pánico. Las líneas A, C y E de metro, que enlazan con la estación de autobuses, han sido evacuadas y la Policía ha recomendado evitar Port Authority y la cercana Times Square.

 

El intercambiador de transporte ya ha recuperado su actividad normal, pero el despliegue de seguridad, protagonizado por la Policía y Bomberos, que han trasladado numerosos vehículos, aún permanecía horas después.