La plantilla de Correos de Arévalo secunda la concentración contra los recortes de empleo

Denuncian la intención de la empresa pública de no cubrir las vacantes mediante contratación, "imponiendo recargos inasumibles que tendrán como consecuencia la precarización del servicio postal prestado a los miles de ciudadanos".

La practica totalidad de la plantilla de Correos en Arévalo ha secundado la concentración convocada este martes a las 9.30 de la mañana en la Avenida de Emilio Romero para clamar contra el recorte de la contratación y de 1/3 del pago del SPU (60 Millones), según ha informado la sección sindical de CCOO Ávila.

 

Para los delegados, "es inmoral e indecente que Correos aplique un recorte de la plantilla mediante la falta de contratación, no sólo porque es totalmente injustificado por cuanto la actividad no ha bajado a los niveles de recorte impuesto por la empresa, sino porque además se trata de un reparto más complejo y con más dificultad, por tratarse de pequeñas poblaciones diseminadas y distanciadas unas de otras y cuyos ciudadanos deben por Ley, recibir su correspondencia diaria cinco días a la semana, como mandata la Directiva Postal".

 

Indican que este recorte de plantilla "va a suponer un incremento no sólo de las cargas de trabajo, sino que además los carteros rurales verán aumentar diariamente los kilómetros que tienen que recorrer por carreteras secundarias para hacer el reparto y que va a hacer inviable e imposible una entrega diaria, lo que va a suponer no sólo una clara precarización de las condiciones laborales, sino un deterioro de la calidad del servicio postal público prestado en la propia localidad de Arévalo, y en el resto de localidades que son atendidas desde este centro".

 

El recorte de empleo se repite en toda la provincia de Ávila, donde según este sindicato la empresa ha suprimido 60 puestos de trabajo fijos en los últimos 5 años  y ha reducido la contratación a la mitad, "lo que está acabando con el servicio público".

 

"Tras años de recortes e inmovilismo político para frenar la sangría postal y sin que haya habido propuestas serias y reales sobre la mesa por parte de los políticos (SEPI y Hacienda) y de los directivos de la empresa Correos, y para cerrar una regulación laboral para los más de 52.000 trabajadores/as", los representantes sindicales han iniciado un proceso de movilizaciones y han acusado de irresponsabilidad a los responsables políticos de Correos.

 

Los Delegados Sindicales han advertido de que la única salida a este conflicto laboral pasa por "poner freno al recorte injustificado de empleo y pago del SPU, y proporcionar una regulación laboral que contemple incremento salarial tras años de congelación, y aumento de la plantilla". Avisan que de no haber respuesta alguna a sus reivindicaciones, la movilización continuará "por irresponsabilidad de los políticos y de los directivos".