La partida se juega después de Navidad

Quedan tan solo seis meses para que se celebren las elecciones municipales, autonómicas, europeas y quizá también las generales. A día de hoy, los partidos políticos no enseñan su cartas, bien porque están esperando al movimiento de sus adversarios, bien porque se guardan un as en la manga y están aguardando a enseñarlo pasadas las navidades. 

 

En la capital abulense, solo el Partido Socialista ha dado a conocer el nombre de su candidata a la alcaldía que, un mandato más, volverá a ser la actual portavoz del grupo municipal, Yolanda Vázquez. El PP baraja varias opciones y harán oficial el nombre de su alcaldable después del período navideño. Los populares se juegan mucho en estas elecciones, puesto que para la formación liderada por Pablo Casado pueden ser unos comicios clave, ya que después de perder en 2015 la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Ávila intentarán, al menos, paliar la sangría constante de votos a otras formaciones. 

 

Todo apunta a que los buenos o malos resultados del PP en Ávila dependerán en parte de Ciudadanos. La formación naranja no da pista sobre si el portavoz en el consistorio Marco Antonio Serrano repetirá de nuevo como candidato a la alcaldía o los de Albert Rivera buscarán otra alternativa, apostando por la renovación de sus concejales. 

 

Izquierda Unida, en estos momentos más bien desunida, irá a las próximas elecciones en alianza con Podemos. Falta conocer si el candidato a la alcaldía de Ávila será del partido de Alberto Garzón o de Pablo Iglesias, aunque como en otras capitales de provincia, lo previsible es que el cabeza de lista lo ponga la formación morada y ahí el recientemente elegido coordinador y jugador profesional de póquer, Óscar Jiménez, cuenta con muchas papeletas para liderar la coalición. 

 

En UPyD, ahora APyD, presumiblemente repetirá como candidato su actual portavoz en el consistorio de la capital, Javier Cerrajero. Los magentas se esforzarán por continuar en uno de los dos únicos ayuntamientos de capital de provincia (el otro es Segovia) en los que todavía tienen representación. 

 

Por último, pero no menos importante, está el auge de Vox que, sin candidato decidido aún, y visto los resultados (639 votos en 2015) cuando aún era un partido poco conocido para la mayoría de la población, será una alternativa más que válida para los descontentos con la laboral del equipo de Gobierno y el principal partido de la oposición. Para la formación de Santiago Abascal los comicios de este domingo son vitales, puesto que si consiguen irrumpir con fuerza en el parlamento andaluz, a buen seguro conseguirán entrar en muchos ayuntamientos de España.