La Obra Social “la Caixa” facilita que 26 personas consigan trabajo en Ávila a través del Punto Formativo Incorpora de Espávila

El Punto de Formación Incorpora en Ávila, gestionado por la entidad social Espávila, ha facilitado que 26 personas en exclusión social consigan trabajo a través de las acciones formativas que ha llevado a cabo este año. Este punto, que forma parte del programa Incorpora de la Obra Social ”la Caixa” en Castilla y León, ha desarrollado 3 formaciones especializadas que han contado con la participación de 71 personas.

 

Los cursos, con una duración aproximada de 3 meses, responden a la demanda específica de las empresas locales: ayudante de cocina y catering, auxiliar de colectividades y limpiador camarero de pisos. La de auxiliar de colectividades ha sido una formación a medida, diseñada y desarrollada por la propia empresa que ha participado en la selección de candidatos, la elaboración e impartición de los contenidos y que ha acogido al 100% de los alumnos en prácticas. “Esperamos que el año que viene podamos repetir porque se prevé un nuevo aumento de plantilla” ha asegurado Fernando Poyo, Director de Recursos Humanos de Albie SA, empresa colaboradora del programa Incorpora. ”Ha sido muy positivo, ameno y estimulante. He aprendido cosas nuevas, unos conocimientos constructivos y útiles que creo que me pueden ayudar a encontrar trabajo” ha asegurado Rocio Cividanes, participante de la acción formativa.

 

Además del Punto de Formación Espávila, en Castilla y León hay 11 puntos más que han impulsado 36 acciones formativas durante este año.

 

Trabajo en red a favor de la empleabilidad

La Asociación Espávila pertenece al grupo Incorpora Castilla y León, formado por 22 entidades sociales. El proyecto de la Obra Social ”la Caixa”, en marcha desde 2006, es un programa de intermediación que apuesta por el trabajo en red entre las entidades, especializadas en la atención a colectivos vulnerables, y las empresas. El objetivo es que, a través de esta alianza, se facilite el acceso al empleo a personas con especiales dificultades para encontrar trabajo, como personas con discapacidad, parados de larga duración, jóvenes en exclusión social, víctimas de violencia de género, inmigrantes y exreclusos.

 

Conscientes de la importancia de la formación en el proceso de búsqueda de empleo, los Puntos de Formación Incorpora ofrecen cursos que se adaptan a las necesidades de las empresas del territorio. Las acciones formativas están orientadas a empoderar la persona para que pueda desarrollar una serie de competencias personales y profesionales y unas capacidades técnicas que le ayuden a encontrar trabajo. Por este motivo, se hace especial énfasis en el aprendizaje de competencias transversales a lo largo de toda la acción formativa (gestión del tiempo, responsabilidad, gestión emocional, autoconocimiento-autoestima-seguridad personal, relación interpersonal, etcétera).

 

Los participantes de los cursos pueden aplicar los contenidos aprendidos en prácticas no laborales en empresas. De esta manera, el tejido empresarial dispone de un recurso para ejercer su responsabilidad social corporativa.