La movilidad laboral en Castilla y León se sitúa 3,5 puntos por debajo de la media nacional

Foto: EUROPA PRESS

Un 9,7 por ciento de los contratos en Castilla y León en 2016 supuso un cambio de comunidad para el trabajador. 

Un total de 70.700 trabajadores que en 2016 firmaron un contrato en Castilla y León les supuso un cambio de comunidad, lo que supone el 9,7 por ciento de los contratos. Esto sitúa a la región en 3,5 puntos menos que la media española, según un informe publicado por la empresa de búsqueda de trabajo temporal Randstad.

 

Ese informe indica que un total de 161.400 profesionales en Castilla y León han cambiado de provincia para trabajar en el último año (un 10,4 por ciento más que el año anterior) y 104.900 salieron de la Comunidad para ir a otra, lo que sumado a esos 70.700 deja a la región con un saldo negativo de 34.200 profesionales.

 

A nivel nacional, la tasa de movilidad interprovincial de los trabajadores españoles, entendida como el porcentaje de contratos que implican el desplazamiento del profesional a otra provincia respecto al total, se situó en el 13,2 por ciento en 2016, la tasa más elevada de la historia.

 

Según Randstad, los contratos que implicaron movilidad laboral superaron en 2016 los 2,6 millones por primera vez en la historia. En concreto, se registraron 2.627.075 contratos de este tipo, un 10,2 por ciento más que en 2015.

 

Por sectores, agricultura fue el sector que registró una mayor tasa de movilidad, un 22,4 por ciento, un punto por encima de los datos de 2015. Le sigue la construcción, donde el 16,1 por ciento de los contratos que se firmaron el año pasado conllevaron el desplazamiento del profesional a otra provincia.

 

Por su parte, las tasas de movilidad interprovinciales del sector servicios y de la industria se situaron en el 11,5 por ciento y en el 10 por ciento, respectivamente, con todos los sectores presentando tasas superiores a las de 2015.