La mitad de los médicos de la sanidad pública no tiene su plaza en propiedad

Entrada de Urgencias en el Hospital Clínico de Salamanca (Foto: T. N. I.)

Uno de cada 10 médicos que se presentan al examen MIR ya tiene una especialidad previa.

Sólo el 50,7 por ciento de los médicos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) tiene su plaza en propiedad como funcionario estatutario y, del resto, hasta uno de cada tres facultativos (35,1%) tiene contratos temporales inferiores a seis meses, lo que equivale al 17,5 por ciento de todos los trabajadores de la sanidad pública, según los datos de un estudio de la Organización Médica Colegial (OMC) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

 

El informe, presentado esta semana, se ha realizado a partir de una encuesta realizada entre noviembre del año pasado y enero de este año a 13.335 médicos, de los que el 88 por ciento estaban trabajando y hasta un 83,9 por ciento lo hacían en la sanidad pública, un 13,8 por ciento compaginándolo con la actividad privada.

 

De la mitad de médicos sin plaza en propiedad, uno de cada cinco (19,2%) tiene un contrato indefinido (laboral fijo) en un centro público o concertado con la sanidad pública pero lo más normal, como muestra el estudio, es trabajar con contrato temporal, que "en muchas ocasiones es precario", según ha reconocido Óscar Gorria, coordinador del estudio.

 

Este experto considera precario cualquier contrato que se firma para suplencias o coberturas de ausencias y es inferior a seis meses, ya que pueden ser por semanas e incluso días, como le sucede actualmente al 6,1 por ciento de los médicos sin una plaza en propiedad.

 

Además, el 38,8 por ciento de los médicos sin plaza en propiedad lleva más de 10 años en esta situación y hasta un 10,7 por ciento más de 20 años.

 

CUATRO CONTRATOS DE MEDIA AL AÑO, A LA ESPERA DE LA PLAZA

 

La media de contratos de estos médicos temporales es de 4,4 al año pero, si se tienen en cuenta sólo a aquellos médicos que en el momento del estudio estaban sin trabajo, la media de contratos ascendía a 9,3 al año.

 

"Y si ésta es la media, los extremos son tremendos, ya que hay compañeros que en un año han firmado hasta 100 contratos y ahora, lógicamente, ya están trabajando en otros países", según Gorria.

 

El problema de esta situación, según este experto, es que con esta temporalidad "se pierde de forma alarmante la calidad en la asistencia", ya que "los médicos no pueden estar cambiando de pacientes cada tres días", ha señalado.

 

Además, el informe muestra diferencias significativas en función del sexo, la edad o la nacionalidad. Así, de media las mujeres firman un contrato más que los hombres al año (4,82 frente a 3,51), y en los menores de 40 años la media de contratos al año es de 4,81, frente a los 2,9 de los mayores de 60 sin plaza en propiedad.

 

Y entre los médicos extranjeros que trabajan en España sin una plaza en propiedad, la media es de 10,48 contratos al año, casi tres veces más que los de nacionalidad española (3,94).

 

REPETIR EL MIR EN BUSCA DE OTRA OPORTUNIDAD

 

Esta situación inestabilidad, según la OMC, está favoreciendo que muchos profesionales se estén marchando a otros países en busca de mejores oportunidades profesionales. Y entre los que se quedan en España, otra opción es repetir la prueba de acceso al sistema MIR en busca de una nueva especialidad.

 

Así, el 6,4 por ciento de quienes participaron el estudio eran MIR o estaban preparando el examen y, de estos, un 10,1 por ciento ya tenían una especialidad previa.

 

Aunque esta situación es más común entre los médicos más jóvenes, como demuestra que el 72 por ciento tengan menos de 40 años, el 16,5 por ciento tenían entre 41 y 50 años e incluso había un significativo 10,6 por ciento que eran MIR con más de 50 años.

 

De hecho, un 20,7 por ciento de estos médicos finalizaron su primera especialidad entre 6 y 10 años antes de haber empezado la segunda, pero hasta un 8 por ciento la había obtenido hacía más de 20 años.