La lucha por los documentos “robados” del Archivo de Salamanca llega a la Delegación del Gobierno regional

Los miembros de la Asociación, con las cajas en la puerta de la Delegación del Gobierno en Castilla y León. A. MINGUEZA

El presidente de la asociación, Policarpo Sánchez, explicó en qué punto se encuentra la situación, que llegará “el 14 de febrero al Senado”, antes de entregar las más de 63.800 firmas que exigen a Puigdemont la devolución de los papeles que la Generalitat tiene “ilegalmente en su poder”.

La Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, a través de su presidente, Policarpo Sánchez, y su secretario, José Luis Ingelmo, ha entregado en la mañana de este martes, en la Delegación del Gobierno en Castilla y León, situada en Valladolid, las cajas que contienen 63.829 firmas. Con ellas,procedentes de 93 países, exigen al presidente catalán, Carles Puigdemont, con una carta, que devuelva los fondos del Archivo de Salamanca que la Generalitat todavía tiene “ilegalmente en su poder”.

 

Antonio Piedra, socio de Honor de la asociación y director de la Fundación Jorge Guillén, que presentó el acto en el que Policarpo Sánchez explicó en qué punto se encuentra la situación, afirmó que esta lucha comenzó “el 5 de junio del 2000”. “Los papeles cuentan la historia del ladrillo, del arte y de todo lo demás. Es un atropello infame de la Guerra ‘Incivil’. Ciertos nacionalistas han intentado destruir la memoria”, comentó.

 

Por su parte, José Luis Ingelmo denunció la “falta de trasparencia” por parte de la Generalitat. “Quieren retirar del uso público unos papeles que nos pertenecen a todos”, señaló. Mientras, Sánchez concretó que son “unos 400.000 documentos.

 

“Hemos recogido firmas de todas las provincias, incluidas las catalanas, y de 93 países de los cinco continentes. Es la mayor movilización ciudadana desde que hace tres años se creara la asociación salmantina para reclamar la devolución de ‘los papeles robados’ al Centro Documental de la Memoria Histórica”, explicó el presidente.

 

Con ese respaldo, el de diez partidos políticos (PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, Izquierda Unida, Foro Asturias, Unión del Pueblo Leonés, Unidad Regionalista de Castilla y León, UPyD y VOX) y otras instituciones, como el Ayuntamiento de Salamanca, las Cortes de Castilla y León y la Junta General del Principado de Asturias, según apuntó, la moción será presentada “el 14 de febrero al Senado”, a través de la senadora por Asturias, Rosa Domínguez de Posada. “Se exige a la Generalitat de Cataluña la devolución de la documentación, en cumplimiento de la Ley y la Sentencia del Tribunal Constitucional. Va a salir adelante con amplísima mayoría absoluta, señaló.

 

POLICARPO SÁNCHEZ Y JOSÉ LUIS SUJETAN UNA CAJA Y UNA CARTA. A. MINGUEZA

 

TENSIÓN CON JUSÈP BOYA

 

En junio de 2016, Policarpo Sánchez se reunió en Barcelona con Jusèp Boya, director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio cultural de la Generalitat de Cataluña, para pedirle “por las buenas” la devolución de esa documentación “por el dolor que están causando a familias de Valencia, Murcia, Madrid, Castilla y León, Asturias, Aragón y de 23 provincias españolas”. El dolor de las familias no me importa. Solo me importa que desaparezcan los documentos porque no queremos que exista ese símbolo de unidad de España, respondió el catalán, según el presidente.

 

Sánchez apuntó que el objetivo de la Generalitat es ideológico: Terminar con el símbolo de unidad de España”. “Debe respetar la democracia, cumplir la ley y devolver los documentos que no pertenecen, comentó.

 

UNO DE LOS DOCUMENTOS DE VALLADOLID.

 

INCONGRUENCIA Y CARTA A RAJOY

 

Policarpo Sánchez aseguró que, además de firmar, hubo más de 3.100 comentarios que coincidieron en lo mismo: “La incongruencia de que los fondos del Archivo, que certifican la Historia de España, se encuentren en poder de quienes quieren independizarse de España. Denunció que Puigdemont y la Generalitat “no son intocables”.

 

También informó de la misiva que ha remitido al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, instándole a que “haga cumplir la sentencia del Tribunal Constitucional en Cataluña” y rogándole que “con los instrumentos del Estado de Derecho, obligue a Puigdemont a que devuelva los documentos que retiene indebidamente”. “El Gobierno se ha callado”, apuntó.

 

Hemos acorralado a la Generalitat ante la justicia y el caso ha llegado hasta donde nunca quiso, hasta el final”, explicó. Porque desde Cataluña actuaron devolviendo “precipitadamente” documentos al Archivo de Salamanca en 2016: “Del relojero de la Puerta del Sol, de Madrid; y también otros de Cantabria y Asturias”. “No retiramos la demanda porque las familias de otras comunidades autónomas tienen el mismo derecho”, explicó.

 

De momento, seguirán recogiendo firmas y llevando a cabo actividades por toda España. “Durante marzo habrá un gran acto en el Teatro Liceo de Salamanca para premiar a las personas que defienden al Archivo. También desvelaremos documentos inéditos, como el del primer divorcio en España o la imagen de la primera mujer votando, y pediremos al Ministerio de Cultura que organice una exposición permanente que retrate la historia de España en el periodo de los archivos”.

 

El trabajo del presidente sigue su curso y no parará de luchar por lo que lleva años defendiendo. “Todos juntos lo vamos a conseguir. 2017 va a ser el año del cumplimiento de la Ley, dijo optimista.