La Junta intensifica los trabajos forestales preventivos en montes de la provincia

El delegado territorial, José Francisco Hernández Herrero, ha comprobado esta mañana las tareas de desbroce realizadas por la ELIF de El Barco de Ávila como servicio de lucha integral contra los incendios forestales realizada por esta cuadrilla helitransportada adscrita al helicóptero de la Junta ubicado en la base de esa localidad.

Dentro del Plan Forestal de Castilla y León, la Junta plantea varios objetivos en cuanto a la defensa del monte, como la reducción del número de incendios hasta acercarse a las cifras de los motivados por causas naturales, disminuir los daños producidos y avanzar en la mejora de la eficacia de los medios y en las estrategias de extinción.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente establece políticas de prevención y extinción en la defensa contra los incendios forestales, entre ellas la prevención activa, la prevención indirecta y la prevención directa. A través de todas ellas, la Junta pretende establecer en la Comunidad un plan de trabajo que, teniendo en cuenta los factores sociales del medio rural donde se desarrolla, combine e interrelacione las labores de prevención, extinción e investigación con el objetivo de disminuir el número de incendios forestales y el daño por ellos causado.

 

Dentro de las medidas adoptadas, se encuentra el servicio integral de prevención y extinción de lucha contra los incendios forestales desde las bases de helicópteros de la Junta en la Comunidad a través de las ELIF (equipos de lucha integral contra los incendios forestales), cuya principal tarea es la prestación de extinción de incendios forestales en un primer ataque en su zona preasignada de despacho automático y participar como brigada de refuerzo en aquellos en los que el Centro de Mando considere su participación. Además, realizan actuaciones encaminadas a prevenir la producción y el aumento del número de incendios.

 

En el caso de la provincia de Ávila, la Junta cuenta con el trabajo de dos ELIF, vinculadas a las bases de El Barco de Ávila y de Piedralaves, compuestas cada una por un capataz y cuatro peones.

 

Como tareas prioritarias, destacan la extinción de incendios forestales, las quemas controladas, los trabajos de entrenamiento (en tareas de extinción, seguridad y primeros auxilios, tratamientos silvícolas…) y trabajos de mantenimiento de la base. También realizan desbroces manuales, es decir, tratamientos silvícolas preventivos y de eliminación de combustible en las zonas donde la peligrosidad de incendio así lo aconseje, realizando ensanches lineales de pistas y caminos mediante fajas auxiliares, y trabajos de apoyo a la realización de futuras quemas controladas donde no se pueden realizar por medios mecánicos. Otras tareas son los trabajos en espacios naturales protegidos para limpiar sendas, mantener áreas recreativas… y mantenimiento de infraestructuras de lucha contra los incendios forestales en los periodos en los que no se pueden realizar otros trabajos.

 

Además de las ELIF, las 17 cuadrillas terrestres gestionadas por la Junta de Castilla y León realizan, entre otras, tareas preventivas como el desbroce de los montes, según la programación organizada de acuerdo con los criterios técnicos que establezca el Servicio Territorial del Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Ávila. De hecho, en estos momentos 3 de estas cuadrillas están realizando tareas preventivas en el Valle del Tiétar y comarca de Pinares. El presupuesto anual para el trabajo de estas 17 cuadrillas supera los 2.200.000 euros.

 

A esto hay que sumar el trabajo desarrollado por el programa de trabajadores forestales cofinanciado entre la Junta de Castilla y León (400.000 euros) y la Diputación Provincia de Ávila (270.000) para que 40 desempleados realizaran trabajos de mejora medioambiental.

 

Por otra parte, el Boletín Oficial de Castilla y León de 22 de febrero ha publicado la Orden por la que se modifica la Orden por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para labores de mejora y prevención de daños en terrenos forestales con vocación silvopastoral, cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020. Se trata de unas ayudas que pueden solicitar los particulares para la realización de tareas de desbroce en sus fincas. En la anterior convocatoria, con un presupuesto total de 2.000.000 euros para la provincia de Ávila, en la zona de El Barco de Ávila se han concedido ayudas para el desbroce de 500 hectáreas con un presupuesto de 400.000 euros.


 


 

Noticias relacionadas