La Junta instala abrevaderos para el ganado en Sotalbo y Mironcillo
Cyl dots mini

La Junta instala abrevaderos para el ganado en Sotalbo y Mironcillo

Instalación de abrevaderos en las zonas más afectadas por el incendio. (Foto: JCYL/ICAL)

Para cubrir las necesidades de abastecimiento de agua para el ganado tras el incendio de Navalacruz

La Junta de Castilla y León, siguiendo con el dispositivo trazado para el suministro estable de alimento al ganado  ha instalado abrevaderos con agua en dos de los municipios más afectados por el fuego: Sotalbo y Mioncillo. Todo ello a través de un dispositivo acordado con los alcaldes de los municipios afectados por el fuego, donde también se tuvo en cuenta otras necesidades que podrían surgir en las explotaciones ganaderas, como el abastecimiento de agua para el ganado.

 

El mismo arrancó tras la reunión del consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, el pasado 20 de agosto, con los alcaldes de la zona afectada. En ese encuentro se acordó la determinación de 14 puntos de descarga para las entregas de paja de cereal por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, que se determinaron en colaboración con las Ayuntamientos de las principales zonas afectadas.

En los términos municipales en los que se sitúa la zona afectada se ubican unas 500 explotaciones ganaderas con más de 36.000 cabezas de ganado, de las cuales el 45% son de ganado bovino y el 53% de ovino y caprino, ganado que aprovecha las zonas de pasto. El incendio ha arrasado una parte muy importante de la base territorial que es aprovechada por el ganado, afectando directamente a la base de la alimentación de estos animales.

 

Días atrás, Jesús Julio Carnero, aseguraba que en las primeros análisis de situación elaborados por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, cerca de 300 explotaciones ganaderas que cuentan con 33.000 animales se habían visto afectadas directamente por el incendio, en diferentes grados de magnitud, que llegaban a niveles de hasta el cien por cien de la superficie quemada en algunas explotaciones. La superficie de pasto quemada que era aprovechable por el ganado se situaba en algo más de 14.000 hectáreas.