La Junta implanta el bono rural de transporte gratuito en 80 localidades de la zona de Ávila Rural
Cyl dots mini

La Junta implanta el bono rural de transporte gratuito en 80 localidades de la zona de Ávila Rural

La Junta implanta el bono rural de transporte gratuito en 80 localidades de la zona de Ávila Rural.

La provincia de Ávila cuenta con 10 zonas de transporte a la demanda, estructuradas en 165 rutas, que proporcionan servicio de transporte a la demanda a 421 localidades

El viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias de la Junta de Castilla y León, Jose Luis Sanz Merino, el delegado territorial en Ávila, José Francisco Hernández Herrero y el diputado Provincial por la Zona de Ávila, Eduardo Duque, han presentado esta mañana en la localidad de Mingorría la implantación del bono rural de transporte gratuito en la zona básica de salud de Ávila Rural.

 

Esta zona de transporte dará servicio a 80 localidades con 15 rutas y 6 concesionarios. Además del número gratuito 900 204020 de reserva de viajes, se ha iniciado un nuevo servicio vía web https://carreterasytransportes.jcyl.es y también la utilización de una aplicación en el móvil, así gracias a las nuevas tecnologías se mejora el servicio del transporte público en el mundo rural.

 

El bono rural que hoy se ha puesto en marcha en la localidad de Mingorría dará servicio a 80 localidades de la zona Ávila Rural que prestan 6 concesionarios: Navatour S.L Autocares Gasch S.A, Autobuses Hermanos Rodriguez S.A, Cevesa, Autores S.L y Muñoz Travel S.L. Este bono rural beneficiará además de la población de Avila (58.000.-hab.) a otros 15.000 habitantes de los municipios que afecta el bono rural gratuíto que la Junta de Castilla y León presenta.

 

Las localidades son: Aldea del Rey Niño, Aldealabad, Aldeavieja, Altamiros, Arroyo de la Parra, Ávila, Bandadas, Barajas, Bernuy-Salinero, Berrocalejo de Aragona, Blascoeles, Blascosancho, Brieva, Cabañas, Cardeñosa, Casasola, Cepeda de la Mora, Cortos, Duruelo, El Barraco, El Fresno, El Oso, Escalonilla, Gallegos de Altamiros, Gallegos de San Vicente, Gemuño, Gotarrendura, Hernansancho, Herradon de Pinares, Hoyocasero, Hoyos del Espino, La Alameda de las Requenas, La Colilla, La Rinconada, La Serrada, Las Berlanas, Las Cruceras, Maello, Marlín, Martiherrero, Mediana de Voltoya, Mengamuñoz, Mingorría, Mironcillo, Muñochas, Muñopepe, Narrillos de San Leonardo, Navacepeda de Tormes,Navarredonda de Gredos, Niharra, Ojos-Albos, Padiernos, Pajares de Adaja, Palacio, Peñalba de Ávila, Pinar de Navares, Pozanco, Puente de la Gaznata, Riatas, Riocabado, Riofrío, Salobral, San Bartolomé de Pinares, San Esteban de los Patos, San Juan de la Nava, San Martín de la Vega del Alberche, San Martín del Pimpollar, San Pascual, Sanchorreja, Santa Cruz de Pinares, Santo Domingo de las Posadas, Saornil de Voltoya, Sotalbo, Tolbaños, Urbanización Dehesa de Pancorbo, Urraca-Miguel, Vega de Santa María, Velayos, Vicolozano y Zorita de los Molinos.

 

La provincia de Ávila cuenta con 10 zonas de transporte a la demanda, estructuradas en 165 rutas, que proporcionan servicio de transporte a la demanda a 421 localidades. La población conectada de estas localidades, incluyendo la capital de provincia, asciende a 141.121 habitantes y sin incluir la capital de provincia, a 84.152. La implantación progresiva del bono gratuito llevará a que todas las zonas de transporte a la demanda tendrán implantado el bono rural gratuito en el año 2022.

 

En cuanto al transporte de prestación conjunta (de uso general y escolar), Ávila cuenta con 61 rutas ya integradas que benefician a 229 localidades. Desde el inicio del transporte a la demanda e integrado han utilizado estos servicios 667.573 viajeros, 26.475 de ellos en el año 2020, sin incluir escolares.

 

A partir de ahora, las nuevas tecnologías permitirán usar el transporte público de forma sencilla, tanto por jóvenes como por mayores, bien mediante el uso de  una tarjeta física convencional, o a través de una aplicación descargada en el teléfono móvil que genera un código de barras con el que se accede al autobús.

 

El viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias de la Junta de Castilla y León, Jose Luis Sanz Merino, el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, el diputado Provincial por la Zona de Ávila, Eduardo Duque, y alcaldes de las 80 localidades que integran esta zona de transporte a la demanda, han destacado que el bono rural ha conseguido que los ciudadanos de las áreas rurales tengan las mismas oportunidades para acceder a los servicios que disfrutan los habitantes de las ciudades. Además, se cubren principalmente las necesidades de los ciudadanos del acceso a los servicios de salud y realización de gestiones y acceso a los servicios básicos, con esto se ayuda a fijar la población en las poblaciones rurales.

 

El viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, José Luis Sanz ha señalado que “la protección de las personas es la señal de identidad de la Junta de Castilla y León. Trabajamos por facilitar servicios e infraestructuras de calidad en el medio rural que, en definitiva, puedan generar oportunidades. Estamos al lado de los que nos necesitan intentando compensar las dificultades que conllevan vivir en los pueblos alejados de la ciudad.”

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente irá implantando sucesivamente en el plazo de un año el bono rural de transporte gratuito a las 123 zonas de transporte a la demanda e integrado que hoy existen en Castilla y León. La inversión estimada de la puesta en marcha de este sistema es de 600.000 euros anuales, ya con las 123 zonas completadas. A esta inversión es preciso añadir los 6,2 millones anuales aportados por la Administración Autonómica para sufragar el déficit de explotación de transporte a la demanda (536.257 euros/año en la provincia de Ávila). Sin esta financiación de la Junta de Castilla y León, el coste del servicio que habrán de soportar las personas usuarias sería aproximadamente de 12 euros el billete (ida y vuelta).

 

La crisis sanitaria elevó los déficits de explotación hasta superar los 27,5 millones de euros debido a la caída de la demanda cerca de un 70% y que obligó a utilizar fondos extraordinarios de financiación en el apoyo de la Junta a garantizar el equilibrio económico financiero de las concesiones, lo que ha supuesto una ayuda esencial para el mantenimiento de la actividad empresarial y el empleo en el sector.

 

Así, en este mes de julio fue aprobada la concesión de 9,7 millones de euros de subvención a los 131 titulares de 243 concesiones de los servicios de transporte público regular de uso general de viajeros por carretera para compensar el déficit de explotación y la pérdida de ingresos como consecuencia de la reducción de la movilidad correspondientes al primer cuatrimestre de 2021. Con la puesta en marcha del bono rural gratuito en el día de hoy ya son 150 localidades y 43 rutas disponibles en Ávila, que dan servicio a las localidades de las zonas de Muñico, Arévalo y Ávila Rural.

 

Cabe recordar que junto al número gratuito 900 204020 de reserva de viajes, se ha iniciado un nuevo servicio vía web https://carreterasytransportes.jcyl.es y también la utilización de una aplicación en el móvil, así gracias a las nuevas tecnologías se mejora el servicio del transporte público en el mundo rural.

 

La puesta en marcha del bono rural de transporte se alinea con los ejes estratégicos del Mapa del Transporte, cuyos objetivos son fijar un compromiso con la ciudadanía, con la sostenibilidad y con la modernización tecnológica y, sobre todo, comprometido con la movilidad en el medio rural. Actualmente más de 5.000 localidades de la Comunidad disfrutan con este servicio.

 

Castilla y León, referente en movilidad pública

Este modelo de transporte sostenible y rural ha sido ejemplo no solo en España sino en otros países del entorno con problemas de movilidad similares a los de Castilla y León. El transporte integrado presta simultáneamente servicios de uso general (dirigidos a satisfacer una demanda general, siendo utilizables por cualquier interesado) y de usos más restringidos (grupos específicos de usuarios-en este caso escolares-) compartiendo un mismo vehículo, de acuerdo con las condiciones establecidas por la Administración.

 

El transporte a la demanda es un sistema de gestión de los servicios de transporte público regular de uso general de viajeros por carretera, mediante el cual su prestación efectiva se hace depender de una solicitud previa del usuario, optimizando los recursos tanto de la administración como de los operadores de transporte- como dato al respecto, con el transporte a la demanda en Castilla y León los autobuses han ahorrado 2,5 millones de litros de combustible 7,3 millones de kilómetros de viajes (el 75% menos que un servicio regular, convencional o presencial) y se han dejado de emitir a la atmósfera 10.000 toneladas de CO2, ya que si no hay reservas el servicio no se presta y en caso de que se preste sólo se haría en las localidades en las que hay reserva, sin obligación de entrar en el resto de las localidades de la ruta.