La Junta está notificando a los solicitantes de la PAC que no cumplen la regla del 80/20

Será necesario presentar declaraciones del IRPF y/o documentación para demostrar que se realiza la actividad agraria o que se asume el riesgo empresarial.

La Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León está comunicando por escrito, a aquellos solicitantes de la PAC que no cumplen la regla de 80/20, de la necesidad de aportar información adicional para poder cobrar esta ayuda.

 

En concreto la Junta está solicitando a los interesados dos clases de información. Por un lado, la presentación de declaraciones del IRPF, si se trata de un error aritmético. Por otro, la documentación necesaria para justificar que el solicitante asume el riesgo empresarial o que ejerce realmente la actividad agraria: el libro de tratamientos fitosanitarios (cuaderno de campo); documentos que acrediten la titularidad de la maquinaria; seguros agrarios contratados a su nombre; facturas de seguros agrarios que haya realizado otra persona en nuestras fincas; y facturas o recibos de venta de la producción obtenida en nuestra parcela.

 

Si se trata de justificar que se realizan labores de mantenimiento en la parcela, habrá que presentar la documentación o las facturas que lo acrediten.

 

LA REGLA DEL 80-20

Para tener la consideración de agricultor activo y poder cobrar la PAC, en principio hay que cumplir la famosa regla del 80-20 en los ingresos.

 

El 80% como máximo de los ingresos agrario provengan de pagos directos. Y el 20% como mínimo de ingresos agrarios sean distintos de los pagos, es decir, que provengan de la venta de la producción agraria o ganadera y siempre referido al periodo impositivo más reciente, en este caso, sería el del 2015.  Aunque de no cumplirlo, se podrían tener en cuenta los ingresos agrarios de los ejercicios inmediatamente anteriores: 2014 y 2013.

 

Aquellos solicitantes de la PAC que no estén en el listado directo de agricultor activo, se les puede considerar como tal pero deben pasar los siguientes controles: verificar que asume el riesgo empresarial de la actividad que declaran en su solicitud; y en el caso de que la actividad agraria sólo consista en labores de mantenimiento, tendrá que demostrar con facturas emitidas por terceros cuáles son las labores y gasto incurridos.

 

Es importante tener en cuenta que los ingresos que el arrendador o propietario reciben en concepto de renta no son ingresos de actividad agraria, y por tanto no pueden contabilizarse para la regla del 80-20.