La Junta de Castilla y León solicitará la intermedicación del Ministerio de Agricultura para que la Unión Europea cambie el régimen del lobo

El ejecutivo regional se ha comprometido a asumir económicamente los daños ocasionados por el lobo a la cabaña ganadera.

El presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila, Joaquín Antonio Pino, ha participado en la reunión con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en la que se han abordado los aspectos relacionados con la problemática del lobo. De común acuerdo, todos los has asistentes han decidido trasladar a la ministra del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente  que solicite a la Unión Europa el cambio de régimen de protección del lobo al sur del Duero, de manera que pase de estar estrictamente protegida a ser gestionable. El objetivo de la propuesta es que la especie pueda gestionarse con mayor flexibilidad y eficacia.

 

Para ello, se van a analizar los parámetros que más afectan a la gestión del lobo.  En primer lugar, la consideración del estado de la conservación, en segundo lugar, la forma de planificar las actuaciones con el fin de mantener las poblaciones en un estado de conservación favorable y con unos daños a la ganadería mínimos y, en tercer lugar, se modificaría la forma de realizar los controles o aprovechamientos de la especie. 

 

Asimismo, el consejero se ha comprometido a indemnizar los daños, por lo que serán abonados por la Junta de Castilla y León. Por otro lado, se ha considerado la posibilidad de fijar unos cupos de extracción sostenible, en función del estado de las poblaciones de lobos, al objeto de ayudar a prevenir los daños antes de que éstos se den.