La Junta aumentará un 43%, hasta los dos millones, el presupuesto de viviendas y apoyo a la vida autónoma
Cyl dots mini

La Junta aumentará un 43%, hasta los dos millones, el presupuesto de viviendas y apoyo a la vida autónoma

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, visita el recurso de vivienda supervisada que gestiona FAEMA. (Foto: Ricardo Muñoz/ICAL)

La consejera de Familia afirma que quiere extender este servicio a otros colectivos vulnerables durante una visita a viviendas supervisadas de Faema en Ávila

La Junta de Castilla y León apuesta de forma clara por el programa de viviendas y apoyo a la vida autónoma con asistente personal vinculado a los itinerarios de inserción y lo hace con un incremento de un 43 por ciento en el presupuesto, llegando a los dos millones de euros. Así lo anunció la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, en la visita que hizo a una vivienda supervisada de Faema Salud Mental en Ávila, donde también aprovechó para anunciar la ampliación del recurso de asistencia personal a nuevos colectivos.

 

Blanco reivindicó la figura del asistente personal como un recurso fundamental en la atención a las personas con discapacidad y como posibilidad para tener un proyecto de vida. Destacó que se trata de una figura “muy importante”, de ahí el apoyo del presupuesto en el programa específico de viviendas y apoyo para la vida independiente, que financia tanto el servicio de asistencia personal, como la vivienda que el usuario necesite como complemento al desarrollo de las acciones formativas.

 

Recordó que con este programa se financiaron 61 viviendas y se atendieron a 119 personas con discapacidad en el último ejercicio mientras que en 2022 se destinarán dos millones de euros frente a los 1,4 de este año.

 

“La figura del asistente personal persigue facilitar a las personas su autonomía, su integración dentro del mercado laboral y facilitar una normalización de su vida diaria”, aseguró Isabel Blanco, que también recordó que Castilla y León es la segunda comunidad que más prestaciones de asistente personal tiene, con 1.561, 576 de ellas con personas con enfermedad mental. El ocho por ciento del total de prestaciones atiende las necesidades de menores de 4 a 17 años dado que “el asistente personal es una figura que se da en todas las edades”.

 

Hay que fomentar e incrementar esta figura, insistió la titular de Familia, que también recordó que es un yacimiento de empleo puesto que se apuesta por la formación de personas con discapacidad para que sean asistentes personales. El año pasado hubo 95 personas, de las que 69 tenían enfermedad mental y casi el 40 por ciento logró un empleo y “entendemos que es una de las líneas en las que nos tenemos que seguir implicando”.

 

El fomento de esta actividad está demandado por asociaciones como Faema, con la que se tiene una colaboración y para la que se visitó una de sus 15 viviendas supervisadas en Ávila, en las que residen 67 personas. Es una labor que se realiza para mejorar la calidad de vida de un colectivo formado por 30.000 personas en Castilla y León, unas 2.100 en Ávila.

 

El servicio de viviendas supervisadas se enmarca en un nuevo modelo de atención sociosanitaria a la enfermedad mental, sustentado en la coordinación entre los servicios sociales y el sistema sanitario, dirigido a ofrecer los apoyos que necesite cada usuario para llevar a cabo sus propios proyectos de vida y lograr la plena integración de las personas con discapacidad por enfermedad mental.

 

En estas viviendas, las personas con enfermedad mental tienen una atención personalizada como apoyo a su socialización y, como indicó Inmaculada Pose, directora de Faema, desarrollar su proyecto de vida.

 

Pose destacó que con estas viviendas se da apoyo a personas de la provincia abulense, cada vez con un perfil más joven, donde es más difícil acceder a servicios. De las 67 personas atendidas e las viviendas, 27 reciben el servicio de asistencia personal y las otra 40 acuden a centros de Faema. Además se ha proporcionado un trabajo en el centro especial de empleo a cinco de ellos y otros 12 tienen formación para trabajar en su inserción laboral.

 

En estos momentos se está atendiendo a 49 hombres y 18 mujeres, con edades entre los 19 y los 75 años. El servicio cuenta con 26 profesionales que forman un equipo multidisciplinar y que tienen educadores, coordinadores, psicóloga, trabajador social o logopeda, entre otros.

 

Respecto al servicio de asistencia personal, entre enero y octubre de este año, Faema ha atendido a 223 personas, entre ellas cuatro menores de edad. Actualmente se atiende a 183 personas teniendo en cuenta que el servicio varía según las altas y bajas que haya. Este servicio se presenta como un nicho de empleo como asistentes personales, con 65 en Faema, cuatro de ellos personas con discapacidad.

 

En el entorno de la visita de la consejera de Familia a la vivienda de Faema se dio a conocer un estudio de esta asociación que pone de manifiesto que el retorno social de los asistentes personales, medido en términos sociales y económicos, es muy superior al gasto que requiere la prestación de este servicio. En concreto, por cada euro invertido retornan 3,59 euros a la sociedad.

 

La Junta de Castilla y León mantiene una colaboración constante con Faema, de forma que la Gerencia de Servicios Sociales respaldó su labor con 1,7 millones el pasado año. De esta cuantía, 700.000 euros se destinaron a financiar servicios a través de la prestación vinculada de dependencia, con 172 usuarios, y otros 600.000 a sufragar centros.

 

Hay que tener en cuenta también la concertación de plazas, el programa de itinerarios personalizados, los programas de asistente personal, acompañamiento integral, envejecimiento acto y prevención de la dependencia, además del equipamiento de vivienda supervisadas.

 

Como proyectos de futuro, junto con la Federación Salud Mental de Castilla y León de la que forma parte Faema, se participa en el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia de la Comisión Europea, con la transformación digital de la red de viviendas supervisadas y residencias, que consiste en su equipamiento tecnológico y domotización.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: