La incidencia marca su mayor caída semanal en Castilla y León pero la cuarta ola sigue bajando muy despacio
Cyl dots mini

La incidencia marca su mayor caída semanal en Castilla y León pero la cuarta ola sigue bajando muy despacio

La incidencia acumulada de COVID a 14 días baja 20 puntos en una semana y se sitúa en 163,93 casos. La ocupación de camas en UCI desciende más de medio punto hasta el 26,37%.

La incidencia acumulada de COVID-19 a 14 días en Castilla y León bajó por segunda jornada consecutiva hasta situarse en 163,93 casos por cada 100.000 habitantes, casi tres menos que en la jornada de ayer y 20 por debajo de los registrados el pasado lunes. La tasa a siete días también se redujo y de los 88,5 casos referenciados hace una semana se pasó a los 73,66 de hoy, también por debajo de los 75,4 notificados ayer.

 

De este modo, la incidencia, el número de casos nuevos de Covid que se confirman, ha protagonizado su mayor caída semanal desde hace un mes pero la cuarta ola sigue bajando muy poco a poco: hace un mes, el 12 de abril, la incidenci a 14 días era de 194 y la de 7 días se elevaba a 107. Son poco más de 30 puntos en un mes, con mejor evolución del indicador a corto plazo.

 

Según la información facilitada por la Junta de Castilla y León, la provincia que sigue marcando las tasas más altas de incidencia es Burgos, que a 14 días registra 307,84 casos, en riesgo muy alto. Por debajo se encuentran, en la zona de riesgo alto, Segovia (212,41), León (162,34) y Soria (156,38), mientras que en riesgo medio ya se sitúan Palencia (142,21), Salamanca (123,62), Valladolid (122,35), Ávila (107,19) y Zamora (104,34).

 

La situación provincial cambia en la tasa de incidencia a siete días, porque mientras Burgos también se sitúa en la zona de riesgo muy alto con 142,32 casos por cada 100.000 habitantes, y Segovia y León mantienen la condición de riesgo alto con incidencias de 84,70 y 77,12 respectivamente, Palencia entra en este caso en dicho grupo al contabilizar 76,72 casos, mientras que Soria se ubica ya en riesgo medio con una tasa de 70,88. También se encuentran en dicha calificación las provincias de Zamora (53,93), Valladolid (53,20), Salamanca (45,56) y Ávila (43,13).

 

La ocupación de camas por pacientes COVID en las UCI de los hospitales de Castilla y León experimentó una importante reducción al pasar del 27 por ciento de ayer al 26,37 por ciento registrado hoy. No obstante, la comunidad se mantiene en riesgo muy alto en este indicador como sucede con las provincias de Ávila (44,44 por ciento), Soria (41,18 por ciento), Segovia (35,48 por ciento), Palencia (34,38 por ciento), Zamora (31,58 por ciento), Valladolid (27,03 por ciento) y León (26,32 por ciento). Burgos permanece en riesgo alto con una ocupación en UCI del 21,35 por ciento, mientras que Salamanca se encuentra en riesgo medio gracias a una ocupación del 12,90 por ciento.

 

Por su parte, la ocupación de camas por pacientes COVID en planta volvió a incrementarse, por segunda jornada consecutiva, y se situó en un 5,45 por ciento, en riesgo medio frente al riesgo bajo de los últimos días de la pasada semana. Valladolid (7,48 por ciento), Burgos (7,41 por ciento), Zamora (6,11 por ciento) y Segovia (5,23 por ciento) se ubican así en la zona de riesgo medio mientras que Salamanca (4,24 por ciento), León (4,18 por ciento), Soria (4,15 por ciento), Ávila (3,62 por ciento) y Palencia (2,57 por ciento) se encuentran ya en riesgo bajo.

 

La positividad global de las pruebas diagnósticas bajó hasta el 6,78 por ciento mientras que el porcentaje de casos con trazabilidad volvió a caer hasta situarse en un 69,35 por ciento. El índice de reproducción del virus se mantuvo en el 0,92 de la jornada precedente, con todas las provincias salvo Zamora (1,10) y Palencia (1,02) por debajo de la unidad máxima recomendada por las autoridades sanitarias: Burgos y León (0,96), Soria (0,95), Valladolid (0,94), Segovia (0,80), Salamanca (0,75) y Ávila (0,71).