La hostelería abulense augura buenas previsiones de cara a Semana Santa

Calle San Segundo, una de las más concurridas en vacaciones. (Foto:archivo)

Se espera que los hoteles abulenses rocen el lleno el Viernes Santo y el Sábado Santo

Los establecimientos hoteleros de Ávila esperan repetir los buenos resultados cosechados en la Semana Santa del año pasado. Como es habitual, el Viernes y el Sábado Santo son los días más fuertes para el sector hostelero, si bien comienza a notarse una mayor afluencia de visitantes a partir del Miércoles Santo.    

 

A expensas de la meteorología, que vaticina una mejora del tiempo de cara a este fin de semana, tiempo inestable los tres primeros días de la Semana Santa y una mejoría a partir del Jueves Santo, la Federación Abulense de Hostelería, integrada en CONFAE, espera revalidar los buenos resultados de años anteriores para estas fiestas.

 

De esta manera, el Miércoles y el Jueves Santo se espera una notable afluencia de visitantes a la ciudad, atraídos por la celebración de la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, con una ocupación hotelera que supere el 60%. Viernes y Sábado Santo suelen ser los “días fuertes” de este periodo vacacional, en los que los hoteles rozan el 100% de ocupación. La coincidencia de la Semana Santa con la celebración del Día de Castilla y León no parece haber influido en exceso en la ocupación. 

 

En cuanto a bares y restaurantes, el incremento de visitantes se nota durante toda la Semana Santa, con especial incidencia en Viernes y Sábado Santos. Hay que recordar que el sector se suma con iniciativas que hacen más atractiva aún la gastronomía abulense, como la Ruta de Vigilia, que ofrece en nueve establecimientos de la capital platos y tapas con elaboraciones típicas de estas fechas como potajes y bacalaos junto con otras más novedosas e innovadoras, basadas en producto de calidad y de temporada.

 

Y es frecuente encontrar en nuestros bares y restaurantes bebidas tradicionales de la Semana Santa, como la sangría o la limonada, o productos de fin de Cuaresma como las torrijas o el hornazo, completando la oferta gastronómica abulense. 

 

La provincia se suma a estas buenas previsiones, ya que en algunas de las zonas más demandadas para el turismo rural de interior los establecimientos hoteleros y las casas rurales han colgado el cartel de completo, según los empresarios consultados por CONFAE. Se espera una buena afluencia de visitantes en comarcas como Gredos, Valle del Tiétar o Valle del Alberche.