La Guía Michelin premia al fin la trayectoria del restaurante Trigo y le concede la primera estrella de Valladolid

Tras varios años de sequía, la capital vallisoletana recupera un establecimiento valorado con una estrella y la provincia mantiene las que tenía en La Botica de Matapozuelos y en Refrectorio Abadía Retuerta LeDomain (Sardón del Duero). 

En el año de su décimo aniversario, el restaurante Trigo ha recogido una cosecha para la que llevaba acumulando méritos más que suficientes. La Guía Michelín, a caballo entre caprichosa y dictatorial, resolvió este miércoles una de sus grandes injusticias. El chef Víctor Martín y su inseparable Noemí Martínez, al frente del equipo del Trigo (calle Los Tintes), ya brillan con la estrella Michelin que acredita la excelencia de sus fogones, de su servicio, de su planteamiento como espacio gastronómico de referencia en Valladolid. 

 

La capital recupera, de esta forma, un restaurante con estrella tras el vacío que dejó su último conquistador, el chef Jesús Ramiro. La provincia de Valladolid mantiene, además, las estrellas de La Botica (Matapozuelos)Refrectorio Abadía Retuerta LeDomain (Sardón del Duero).

 

Valladolid necesitaba este respaldo que aporta un distinción tan valorada en el sector de la gastronomía. Trigo había escalado varios peldaños en su trayectoria, pero le faltaba el espaldarazo de la Guía Michelin. Este miércoles, en el marco del hotel The Ritz-Carlton Abama de Guía de Isora (Tenerife), el director de la guía, Michael Ellis, ha desvelado los nombres de los restaurantes que suman tres estrellas, los que cuentan con dos y los debutantes que estrenan esta distinción; un total de 21 en toda España.

 

Al fin sonó el nombre de restaurante Trigo, en Valladolid. Diez años después de continua evolución y demostración de cómo se debe plantear un negocio de este tipo, orientado siempre a la excelencia en su más amplio concepto de la expresión. "Es un premio a una trayectoria, muy importante para nosotros", reconocía a este periódico Víctor Martín. Para el chef, responsable de la cocina de un restaurante que abrió en la calle Los Tintes de Valladolid, la estrella ubica aún más a Trigo "en el mapa gastronómico y es un aliciente para mantener la línea que hemos marcado y mejorar, pero sin perder nuestra esencia", añade. 

 

¿Por qué Trigo es diferente? Quizá a los inspectores de la Guía Michelin les haya constado entender una filosofía que aporta una regularidad evolucionada. O quizá han querido esperar a este momento tan especial para todo el equipo de Trigo. Víctor Martín define a su cocina como contemporánea de base tradicional, abastecida por la excelente despensa de Castilla y León, siempre atenta a los productos de temporada. Esta esencia no ha cambiado en Trigo. Los matices que añaden un premio pueden ser muchos. El matiz de Trigo es que siempre se ha mantenido fiel a un planteamiento que le ha llevado hasta la Guía Michelin. 

 

Las consecuencias de esta estrella para el restaurante Trigo se podrán evaluar de inmediato. Ya fue elegido finalista por la crítica especializada para el premio ‘Restaurante Revelación’ en la Cumbre Internacional de Gastronomía ‘Madrid Fusión’ y está calificado con dos Soles en la Guía Repsol. Ahora añade el galardón de Michelin que redondea un ciclo iniciado en agosto de 2007 cuando Víctor y su mujer, Noemí, se embarcaron en esta aventura al frente de un establecimiento situado a las faldas de la catedral de Valladolid. Víctor dirige la cocina y Noemí la sala con una sencilla maestría. Una mezcla perfecta que ahora brilla más que nunca. 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: