La Guardia Civil ratifica ante el juez que el conductor les dijo que podría haberse dormido

Los agentes de la Guardia Civil que redactaron el atestado del accidente de autobús en el que fallecieron nueve personas en Tornadizos de Ávila el pasado 8 de julio, se han reafirmado este martes ante el juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Ávila en lo reflejado en el atestado. Los agentes han declarado que, tal y como reflejan, el conductor del vehículo les dijo que podría haberse quedado dormido

Así lo ha indicado el nuevo abogado defensor del chófer, Miguel Bernal, que no ha querido responder, sin embargo, a la pregunta de si los tres guardias han declarado lo mismo o ha existido alguna contradicción.

 

Bernal ha insistido en que su defendido declaró en sede judicial que no se había quedado dormido y ha manifestado su confianza en los informes técnicos que se elaboren, así como en la labor de la Guardia Civil.

 

El abogado ha explicado que el conductor se encuentra muy abatido y que aun está en tratamiento psicológico.

 

La de este martes ha sido la primera jornada de declaraciones. Desde mañana y hasta el viernes comenzarán a pasar por el juzgado abulense los pasajeros del vehículo siniestrado, a los que el jueves acompañarán el Inspector de Transportes Terrestres de la Junta y el encargado de talleres de CEVESA.

Noticias relacionadas