La gerente del Hospital de Ávila señala que cesó a Pedro Pascual en 2015 por la "falta de coincidencia" en los datos de organización y gestión

María Antonia Pedrza, gerente del Complejo Asistencial de Ávila. (Foto: Archivo).

María Antonia Pedraza responde a las acusaciones vertidas por el ex director médico Pedro Pascual.

El Complejo Asistencial de Ávila, a través de su gerente María Antonia Pedraza, ha querido salir a desmentir las declaraciones realizadas en la jornada de ayer por Pedro Pascual, procurador de Por Ávila en las Cortes de Castilla y León y ex director médico del mismo, sobre la manipulación de las listas de espera en el Hospital de Ávila.

 

Pedraza se ha mostrado contundente a la hora de señalar que la propia Gerencia del Complejo Asistencial de Ávila "solicitó el cese como director médico de Pedro Pascual en base a la falta de coincidencia en los criticos de organización y de gestión entre el director médico y la gerencia" en mayo de 2015.

 

Para la actual gerente, aquella falta de coincidencia "estaba provocando situaciones inadecuadas para el buen gobierno de la institución y, en definitiva, la pérdida de confianza de la gerente en la persona del director médico", produciéndose dicho cese en septiembre de 2015.

 

Además, Pedraza ha destacado que ese mismo año, la Gerencia Regional de Salud implantó el Plan de Seguimiento de Lista de Espera Quirúrgica, el cual "obliga a los hospitales a enviar todos los meses los datos de la lista de espera estructural y los datos de la lista de espera total"

 

"Los ciudadanos tienen que estar tranquilos", ha añadido la gerente del Hospital de Ávila, tras destacar que "no existe ninguna manipulación de las listas de espera y no ha habido nunca ningún paciente que se haya guardado en ningún sitio".

 

Dos listas de espera

 

María Antonia Pedraza ha explicado que hay dos conceptos: una lista de espera estrutural, con pacientes pendientes de operación, y una lista de espera total, con pacientes que por motivos clínicos o personales deciden aplazar su intervención, situación que "dió lugar en aquel momento a la falta de coincidencia a los criterios de organización y gestión, pero no es una manipulación ni ocultar pacientes".

 

En el caso del Complejo Asistencial de Ávila, la diferencia entre la lista de espera estructural y la total es "mínima". "Nosotros no mezclamos datos y en 2019 se ve claramente la escasa diferencia entre el número de pacientes que están en una y otra lista de espera, son muy similares, son datos fiables", ha añadido Pedraza.