La Federación regional de caza avisa: "Afectará a la propia especie del lobo y producirá daños en la cabaña ganadera"
Cyl dots mini

La Federación regional de caza avisa: "Afectará a la propia especie del lobo y producirá daños en la cabaña ganadera"

Lobos

Santiago Iturmendi aclara que “la cosa se irá de las manos” si no se regulan las poblaciones

El lobo ibérico fue incluido el pasado 3 de febrero en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección EspecialComo para la caza de cualquier especie cinegética, para la del lobo también se necesita que esté incluida en el plan cinegético del coto. En concreto, de acuerdo a unos cupos que se establecen con carácter general por comarcas por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

 

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, pone como ejemplo países como Portugal, en el que esta especie no se caza y las poblaciones “se han ido abajo”. La directiva europea autoriza la caza del lobo al norte del río Duero y, con esta prohibición, se va a incumplir. 

 

Iturmendi opina que esta medida va a afectar a la propia especie y que también va a producir unos daños “muy importantes” en la cabaña ganadera, sobre todo en las explotaciones en extensivo. “Es muy fácil decir que no se caza el lobo y pagamos todos los ciudadanos de nuestros impuestos las indemnizaciones correspondientes para la satisfacción de unos pocos que están en contra, no de la caza del lobo, sino de toda la caza y de cualquier tipo de aprovechamiento que haya en la naturaleza”.

 

En Castilla y León se venía cazando el lobo con normalidad unos cupos ajustados a las poblaciones y, según el presidente, se ha hecho aquí y en las Comunidades del norte el mejor censo de Europa y las cifras ahí están”. Iturmendi asegura que hay que asumir que se tomen decisiones que no están “amparadas por informes científicos ni por censos actualizados”, sino por el Ministerio de Transición Ecológica, “al deseo de grupos minoritarios cuyos intereses no son precisamente del mundo rural ni de la caza. Añade que “son intereses sectarios y basados en criterios que no son científicos ni responden a la realidad”.

 

Un sector también afectado por la prohibición de la caza del lobo es el de la ganadería. El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León declara que los ganaderos “están indignados”. Las explotaciones de ganadería extensiva han bajado la décima parte de lo que había hace diez o doce años en Castilla y León y el mundo rural se va a ver muy afectado por estas medidas. “Tener ganado en extensivo va a ser prácticamente testimonial en zonas donde no haya lobos. Donde sí hay la convivencia es muy difícil por no decir imposible”. 

 

Santiago Iturmendi aclara que “la cosa se irá de las manos” si no se regulan las poblaciones. Lo mismo pasaría con otras especies si no se controlan como los jabalíes, los corzos o los ciervos. “Los ciudadanos castellanoleoneses saldrían a las carreteras y tendrían accidentes en sus viajes con alguna especie cinegética”.

 

El hombre es el depredador por excelencia y es el que tiene que controlar a las poblaciones. Todo lo que se regule en contra de eso es un camino a ninguna parte y una medida condenada al fracaso”, confiesa el presidente de la Federación.