Cyl dots mini

La fecha del colapso sanitario en Castilla y León: el 15 de noviembre el Covid desbordará los hospitales

Una UCI de un hospital de Castilla y León. Foto: Ical

La Junta reconoce en su informe al TSJCyL que, si la pandemia sigue acelerando, el 15 de noviembre los hospitales no podrán atender todo tipo de pacientes por el crecimiento de enfermos de Covid.

El auto en el el que Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León rechaza el toque de queda solicitado por la Junta, y que se podrá aplicar al haber entrado en vigor el estado de alarma, ha permitido conocer el horizonte que Sanidad maneja en los hospitales. Un  horizonte en el que hay una fecha marcada en rojo: el 15 de noviembre. Ese será, según los argumentos de Sanidad, el día en el que el sistema  hospitalario público desbordará sus capacidades. Así lo ha reconocido el propio Fernández Mañueco, que admite que la presión sobre los hospitales es alta.

 

La fecha la ofrece la Junta en los argumentos presentados ante el TSJCyL para que aprobara la orden del toque de queda, algo que no ha hecho como se ha sabido este lunes, pero que no tendrá efectos prácticos: al aprobarse el domingo el nuevo estado de alarma la medida ya tiene una base jurídica sólida e intocable, de la que según el alto tribunal carecía la petición de la Junta. En el informe remtido al TSJCyL para que respaldara la medida, la administración autonómica reconocía que, al ritmo actual de crecimiento de la enfermedad, el 15 de noviembre los hospitales de Castilla y León estarían sobrepasados.

 

"La previsión, manteniendo el número de camas ocupadas por pacientes no covid a 18 de octubre e incrementando 20 covid a la semana sería por lo tanto: el día 15 de noviembre se llegaría al umbral máximo que nos permite atender pacientes de todo tipo en nuestro sistema hospitalario", explica el alto tribunal regional en el auto en el que decide no ratificar la orden de la Junta, y en el que cita los argumentos presentados por el gobierno regional.

 

La Sala entiende que la medida rebasa "la afectación del derecho fundamental a la libre circulación de las personas, que queda en suspenso durante una franja horaria para toda la población de Castilla y León, de forma indiferenciada, sin distinción, a diferencia de lo realizado en las medidas anteriores, entre municipios más o menos afectados por la enfermedad transmisible".

 

Según el TSJCyL no basta aludir a la situación epidemiológica y sanitaria de la pandemia en Castilla y León por la Covid-19 y "su extrema gravedad" para decretar una limitación de movimientos, ni siquiera cuando se reconoce que el colapso de la atención sanitaria en hospitales está próximo.

Noticias relacionadas