La familia encarnada despide a Edu de la que "siempre será su casa"

Foto de familia en la despedida de Edu del Real Ávila Club de Fútbol este martes. (Foto: Carlos Jiménez).

El delantero abulense abandona el Real Ávila por motivos laborales tras cuatro años en la disciplina del conjunto de la ciudad amurallada.

Tarde de despedidas en el Adolfo Suárez, un estadio municipal cuya banda derecha ha recorrido Edu durante las últimas cuatro temporadas y que este curso perderá al delantero abulense por motivos labolares.

 

Visiblemente afectado y acompañado por sus compañeros y miembros del cuerpo técnico y directiva del Real Ávila Club de Fútbol, Edu ha leído un comunicado en el que ha repasado las cuatro campañas en las que ha defendido sobre el césped los intereses de la camiseta encarnada.

 

El delantero abulense, reconvertido por Jonathan Prado a lateral derecho durante el último curso, ha tenido palabras de agradecimiento tras haberse sentido "muy arropado" por aficionados, entrenadores, directivos, trabajadores del club, medios de comunicación, familiares que "siempre me apoyado sin importales la distancia" y "sobre todo" por sus compañeros tras haber conseguido hacer un "vestuario unido" del que han salido "grandes amistades".

 

"Llegué cuando el equipo más lo necesitaba con el objetivo de devolverlo a una división de la que nunca debió bajar", ha destacado el ex delantero encarnado, tras indicar que el fútbol "nunca ha sido una prioridad sino una antesala de los estudios", cuyas expectativas profesionales lo han llevado a tomar la decisión de abandonar la disciplina del Real Ávila en su "mejor momento futbolístico".

 

Optimismo de cara a la 2019/2020

 

Por último, Edu ha señalado que su primer y último año son el "mejor recuerdo que tengo y de los que más he disfrutado dentro del campo tras ser respetado por las lesiones". "Estamos ante un año en el que por fin puede llegar ese tan ansiado objetivo del play off", ha añadido antes de recibir los  aplausos de los compañeros, miembros del club encarnado y periodistas presentes en la sala de prensa.

 

Por su parte, Carlos González Bellete, director general del Real Ávila, ha querido depedir al futbolista abulense señalando que "solo se pueden decir cosas buenas de él".

 

"Es un jugador y una persona excepcional tanto dentro como fuera del campo que nunca ha tenido una mala palabra ni un mal gesto", ha añadido González Bellete, tras indicar que el club encarnado "siempre será su casa" y en él "siempre tendrá las puertas abiertas".

 

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: CARLOS JIMÉNEZ.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: