La explosión de una granada arranca varios dedos a un hombre en Arévalo

Archivo.

La Guardia Civil interviene tras la explosión de una granada en Arévalo.

El pasado 2 de mayo, la Guardia Civil acude a una vivienda de la localidad de Arévalo por un aviso de accidente doméstico. En el lugar, un chalet, los servicios sanitarios atienden a un hombre que, manipulando una especie de artefacto militar antiguo, provocó una explosión que pudo ser oída por varios vecinos, alguno de los cuales se acercó para prestar ayuda. Los sanitarios piden a los agentes que les acompañen al garaje de la vivienda a recoger varios dedos de la persona herida, ya que la explosión se los había arrancado y seguía habiendo artefactos en el lugar.

 

Confirmada la existencia de diverso material explosivo y ante la gravedad de la situación, se puso en conocimiento de los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos de la Guardia Civil, con base en Valdemoro, para que se encargaran de neutralizar, desactivar e intervenir todos los artefactos explosivos existentes.

 

Se comunicó la situación a la Autoridad Judicial, quién autorizó establecer el correspondiente perímetro de seguridad, el precinto de la vivienda, y el posterior desalojo de todos los vecinos colindantes al existir riesgo real para la seguridad ciudadana hasta la llegada de los especialistas de la Guardia Civil, quienes tras personarse, se hicieron cargo de controlar y retirar todo el material explosivo.

 

El accidentado que fue trasladado por el servicio aéreo de Emergencias 112, al Hospital Clínico de Salamanca, acumulaba también en su vivienda de Madrid gran cantidad de material como granadas municiones de artillería y de mortero que también han tenido que ser retirados por el Equipo de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil ante su potencial peligrosidad.

 

Actualmente continúa la investigación para esclarecer el suceso y el origen del material, probablemente conseguido en lugares de batalla de la guerra civil.

 

Es muy importante resaltar la extrema peligrosidad de estos artefactos, ya que en caso de ser manipulados el resultado podría ser la explosión. Por ello, la Guardia Civil informa de unos sencillos pasos de actuación ante el hallazgo, aparición o tenencia de dispositivos explosivos:

 

            1º/ No tocarlo ni moverlo, y llamar de forma inmediata al 062 (Guardia Civil) o al 112 (Servicio de Emergencias). Seguidamente alejarse al menos 300 metros de la zona de la aparición del objeto.

 

            2º/ Tras la llegada de los especialistas, seguir manteniéndose en la zona de seguridad, permitiendo a éstos realizar sus funciones.

 

            3º/ Lo más aconsejable es no almacenar material explosivo.